Massa sacó una luz de ventaja en el primer debate presidencial

DESTACADOS 05/10/2015
A veinte días de la elección y con Daniel Scioli como único candidato ausente, se realizó anoche el primer debate presidencial en la Facultad de Derecho de la UBA.
Ampliar
Todos los candidatos aprovecharon la ausencia de Daniel Scioli para criticarlo.

La baja del ex motonauta, que motivó las críticas de sus competidores, dejó a Mauricio Macri como el candidato mejor posicionado en las encuestas arriba del escenario, por lo que se convirtió en el mayor blanco de críticas y quedó enredado en las chicanas más jugosas del debate.
Liberado de esa posición, Sergio Massa sacó una pequeña luz de ventaja en sus exposiciones respecto de sus contrincantes, sobre todo cuando tuvo que exponer sobre seguridad, donde apabulló al resto con una batería de propuestas muy concretas y sin temor a la polémica, para combatir al delito.
A Margarita Stolbizer se la vio demasiado agresiva y por momentos aburrida, cerrada en combatir a todas las fuerzas políticas en nombre de un “progresismo” que en algunos tramos le costó bajar a tierra.
Macri logró incomodarla cuando le pidió que le diera su opinión sobre la posibilidad de que Aníbal Fernández gobierne la provincia de Buenos Aires. Margarita evitó toda crítica por ese lado, ni siquiera nombró al jefe de Gabinete.
No es un secreto que en Cambiemos sospechan que la campaña de Stolbizer está financiada por el kirchnerismo, para sacarle al PRO unos cuatro puntos claves para forzar el ballotage.
A Rodríguez Sáa se lo notó lento en sus comienzos, disperso en varias ocasiones, con preguntas para sus competidores poco preparadas y un planteo propio aceptable pero dentro de los lugares comunes de la política.
Mientras que al mendocino Nicolás del Caño, el joven candidato del FIT, se lo vio algo nervioso y por momentos titubeante, aunque en general dejó una buena impresión y cumplió a rajatabla los principios de su plataforma: la "defensa de los trabajadores”. Stolbizer lo hizo titubear cuando le pidió que explique si su propuesta de avanzar contra los corruptos y las mafias judiciales, implicaba soslayar el Poder Judicial,el joven candidato se enredó al tratar de explicar su propuesta de crear una "comisión" que juzgue, con participación de los "trabajadores" y los "organismos de derechos humanos".
A grandes rasgos, el debate fue correcto e interesante en algunos puntos, pero la metodología utilizada evitaba la interacción fuerte entre los candidatos, por lo que hacía perder lo picante de todo cruce de candidatos.
De hecho, Scioli podría haber participado con riesgo casi nulo, ya que la dinámica prohibía los cruces espontáneos entre candidatos y las repreguntas. Queda por ver luego qué tipo de repercusión tendrá en los votantes la premeditada ausencia del gobernador al debate, aunque algunos sciolistas se reían anoche de esta pregunta.
En su exposición del eje económico, Macri prometió un plan de "pobreza cero", aunque adelantó que la "solución integral es generar empleo". Para eso, apuntó a "lanzar el plan de infraestructura más importante de la historia, bajar la inflación a un dígito, y terminar con la estafa del impuesto a las ganancias".
Respecto de este mismo tema, Massa prometió un crédito para la primer vivienda, con "más de un millón de personas van a dejar de alquilar". También habló de "eliminar las retenciones y ROE, y la compensación de flete. Y mencionó su propuesta de ley del aprendiz", para el primer empleo. Prometió también "el 82% móvil para los jubilados y "bajar 30 puntos la presión impositiva".
Sobre el sistema electoral, el que llevó la delantera fue el líder del PRO, que propuso "un sistema transparente, con todas las elecciones unificadas en el mismo día". Llamó a "terminar con los feudos y las reelecciones indefinidas", y a pelear porque el Estado no se " transforme en un aguantadero de La Cámpora y la política".
Los principales roces los tuvieron Massa y Macri, como debía ser, siendo los candidatos que están a la cabeza de las encuestas, relegados los dos por Scioli a quienes todos se ocuparon de cuestionar.
Sin embargo, en general el jefe de Gobierno evitó las confrontaciones y tuvo dos momentos de desconcentración: al principio y al final. Al subir al escenario, se equivocó de atril y debieron indicarle cuál era su posición. Al concluir el encuentro, saludó rápido y se apresuró en bajar, por lo que tuvieron que pedirle que subiera de nuevo para hacer la foto. Massa aprovechó entonces para quedar en el centro de la escena.
Hasta los periodistas, Luis Novaresio y Rodolfo Barili, que entraron en un fangoso terreno de solemnidad con reiteradas apelaciones al momento "histórico" que se estaba viviendo, parecieron criticar la figura ausente del kirchnerismo. Marcelo Bonelli, en cambio, llevó su parte sin demasiados remilgos y su rol de moderador resultó más acabado.
El Salón de Actos de la Facultad en donde se realizó el debate estuvo celosamente bloqueado a la prensa en general, un dato que la ONG Argentina Debate, organizadora del encuentro, ya había advertido a los medios.
La mayoría de los periodistas sólo pudo escuchar las propuestas de los candidatos a través de una pantalla gigante en el aula magna de la facultad, contigüa al salón donde se realizó el debate propiamente dicho. El catering, básico, consistió en ensalada ceaser y pebete de jamón y queso, con gaseosa y agua a elección.
Un dato interesante de la jornada fue su amplia repercusión en las mediciones de audiencias. Según los primeros números que circulaban anoche, el debate anduvo muy bien de rating: Canal 26 cuadruplicó a C5N, que no lo pasó, y hasta tuvo mejores mediciones que la TV Pública, que se ocupó de River contra Independiente.
El debate también tuvo un importante impacto en las redes sociales, con más de medio millón de menciones bajo el hashtag #ArgentinaDebate.
Recién al cierre, los candidatos se tomaron más libertades, cuestionaron la ausencia de Scioli y hasta se permitieron cruzarse bromas, como cuando Macri dijo en un corte que "en tres o cuatro debates más" puede empezar a cruzar "piropos" con Del Caño.
El referente del Frente Renovador aguardó hasta el final para cuestionar a Macri por los contratos de sus familiares con el Estado porteño, a lo que el jefe de Gobierno le respondió que ese tipo chicanas le recordaban "los diez años de kirchnerista" que le enrostró al tigrense. Fue uno de los pocos momentos picantes del encuentro.
Otro cruce caliente se produjo cuando Massa le pidió a Del Caño que explique si pensaba que había que combatir los piquetes, el joven candidato del FIT le respondió enrostrándole que los "narcos viven en Nordelta".
Como sea, el marco del debate fue prolijo. No hubo movilización militante y el público escucho atento y en relativo silencio. Desde las fastuosas escalinatas de la facultad parecía un domingo cualquiera. Lo más llamativo era un globo gigante que la organización Techo para Mi País había instalado en el ala sur de la casa de altos estudios.



Te puede interesar