El Gobierno provincial continúa controlando el espacio público a su antojo político

LOCALES 13/10/2015
Un oficial de la Policía provincial intentó bajarle línea oficial, a una actividad proselitista que realizaban en la Costanera, dirigentes de la oposición. “Nosotros no nos manejamos con una consideración interna”, reaccionó el comisario cuando un diputado nacional le pidió explicaciones para entender la intención de hacerle abandonar la tarea.

“No nos manejamos con ordenanzas, tenemos una consideración interna, en el sentido de prohibir todo este tipo de actividad proselitista”. Con este discurso, tan absurdo como ilegítimo, el Gobierno provincial terminó por blanquear en las últimas horas su manera de administrar la cosa pública, cuyo exclusivo fondo es el control político y social de los formoseños.
“Esto es un paseo y preservamos la tranquilidad. En ese sentido evitamos que cualquier partido político haga este tipo de actividades; por eso le pido que colabore y entienda. De la avenida para allá no hay mayormente problemas”. La orden del comisario comenzó a circular rápidamente en un video tomado desde un celular que ya se viralizò por las redes, recibiendo todo tipo de rechazos.
Todo transcurrió este lunes, cuando candidatos a cargos institucionales, locales y provinciales, recorrían la avenida ribereña y fueron interceptados por un grupo de efectivos de la Policía provincial. De entre ellos, asomó un oficial que esbozó, con respeto pero con un claro tono atemorizante, el impedimento legal existente para continuar con la distribución de folletos y el contacto con la gente que circulaba el lugar.
“Le quiero decir que todo debe estar basado en una ley, una ordenanza o una resolución”, respondió Ricardo Buryaile, el diputado nacional por el radicalismo, que aspira a conducir la intendencia de la ciudad.
“Necesito que colaboren. Estas actividades en el espacio público no se permiten. Este espacio público tiene un tratamiento especial. Es así porque nosotros tenemos directivas y en ese contexto nos manejamos y necesitamos que colaboren”, insistió el uniformado, tal vez ignorando la invalidez jurídica de su pedido.
“Yo no voy a discutir, ustedes me dicen si van a continuar con esto, nosotros nos retiramos y seguramente …”, reafirmó, intentando ponerle fin al cruce con los dirigentes del raficalismo, entre los que estaban Juan Carlos Amarilla, Cristina Erico y Antonella Maglietti, quienes trataban de hacerle entrar en razón sobre el uso del espacio público y las garantías constitucionales existentes para estar en la zona.
“Deténganos…. “, retó Buryaile. “No, no bajo ningún contexto”, se plantó el policía.
A pocos metros, otro efectivo le pidió a una mujer que componía el grupo de políticos que se saque la remera, blanca, con una leyenda alusiva a un candidato y a un partido político. “Yo me la saco, no tengo ningún problemas, pero te aviso que no tengo corpiños”, respondió. “Ah bueno entonces, no te la saques, pero no podes andar así por la costanera”, insistió en alusión a la ropa y su propaganda.

Te puede interesar