Economista cree que 70 mil jóvenes emigraron en busca de una mejor oportunidad laboral

LOCALES 23/06/2015 Por
Carlos Ojer alertó sobre los bajos ingresos de estatales y pide mejoras para el sector. También remarcó sobre la deportación de jóvenes que huyen de la provincia en busca de una salida laboral y de una oportunidad de progreso.
jg
De acuerdo con los datos informados por el titular de la oficina local de la ANSeS, Juan Arévalo, con respecto a que el aumento en las asignaciones llegará a cerca de 70.000 niños en la provincia, en Formosa existe un 32% de la pobreza. Así lo analizó el contador Carlos Ojer, que se desempeñó como ministro de Economía en la provincia, entre 1985 y 1987, cuando el justicialista Floro Bogado gobernaba esta jurisdicciòn argentina.
Ojer detalló que el nivel de la Canasta Básica General, es decir, alimentos y servicios sin alquiler de vivienda, que alcanza en la ciudad de Formosa aproximadamente a los $ 10.000 explica el umbral de la pobreza. “Es condición que en una familia nadie trabaje o trabaje en negro y que lo que ingresa al grupo no supera el sueldo mínimo para poder cobrar la Asignación Universal por Hijo”, expresó.
Continuando el análisis dijo que en Formosa hay 70.000 personas que cobran la AUH que son comprendidos en aproximadamente 35.000 familias, que teniendo en cuenta que según el CENSO 2010 habían 530.000 habitantes, que significa significan estimativamente 110.000 familias. “Entonces, si por definición de la comprensión legal, las 35.000 familias que cobran AUH son pobres, quiere decir que la pobreza en Formosa es del 32%”, manifestó el contador.
Por otra parte, el exministro de Economía consideró que “el Gobernador no debe dejar pasar el tiempo. Es su obligación adherir al aumento de las asignaciones familiares y por embarazo que la Presidencia de la Nación determino en el día de ayer llevando el valor a $ 837 de cada asignación con retroactividad a junio 2015”.
Así también, alertó sobre la situación de desequilibrio financiero de muchas familias de empleados provinciales y municipales “que cobran paupérrimos haberes están ubicados en el nivel de pobreza, no permite que se pueda demorar mucho en el tiempo”.
“El aumento en la asignación viene bien porque es un ingreso importante para que las familias puedan cubrir una parte de sus necesidades alimenticias, aunque sigan siendo pobres, este ingreso colaborará de forma significativa. Por eso digo que el gobierno de la provincia de Insfrán no puede dejar pasar mucho en el tiempo esto, porque la situación de muchísimas familias en Formosa, el 32% o más, están en situación de pobreza, así que todo lo que pueda ingresarles es muy bueno. Esto es en cierta forma un pedido que le hago al gobernador Insfrán de que no demore la aprobación de este incremento de la asignación familiar”, dijo.
Así también, agregó que hay una gran preocupación en relación “a un cambio que debería existir en el presupuesto, es decir, en el destino de los recursos de presupuestos, que son suficientes como para poder decir que en vez de gastar 4 mil millones de pesos en infraestructura, poder decir que el 10 por ciento por año voy a destinar a promocionar la industrialización de la materia prima rural formoseña con el objetivo central de que haya más empleo genuino productivo, porque esto es lo que nos está afectando más severamente en la sociedad”.

EXODO
“Eso daría la posibilidad de que no se sigan yendo los jóvenes de la provincia a otras para encontrar el trabajo que deberíamos tener aquí. Hay que tener en cuenta que todos los años vamos a tener más jóvenes pretendiendo trabajar en territorio formoseño sin tener que irse a la Patagonia. Esa es una situación real y en crecimiento, todos los años, por lo menos 5 mil nuevos jóvenes necesitan fuente de trabajo. Pero como acá no hay desde la década de 2001 al 2010 se han ido alrededor de 70 mil jóvenes y eso es alarmante, por el hecho de que primero es una demostración clara de que los jóvenes no les preocupa al Gobierno tanto como dicen que les preocupa, y después, porque significa la dispersión de los miembros de las familias, que quedan severamente afectadas anímicamente”, consideró Ojer, con respecto a una problemática actual.
Por último, agregó que le preocupa el deterioro del salario real del empleado público formoseño, “más aún de los trabajadores municipales del interior, que es realmente alarmante, se encuentran sueldos de 2.000 ó 2.500 pesos cuando sabemos que se necesitan no menos de 10 mil pesos para vivir con algún nivel de dignidad. Es alarmante y es un punto de vista que siempre tengo en cuenta y que quisiera que el gobernador apunte más alto cuando produce las composiciones salariales, porque este incremento que dio ahora en el mes de marzo, desdoblado, no cubre el deterioro de los sueldos que se produjo el año anterior. Es decir, a recomposición no recompuso y eso hace que las familias cada vez compren cada vez menos, al día 10 ya no tienen más dinero y después tienen que comprar los alimentos con las tarjetas que después no dan para más. La provincia tiene muy altísimos recursos, en los primeros meses se recibieron 1700 millones de pesos más que en el mismo período de 2014, pero ese mayor recurso ¿a qué se destinó? En el mes de marzo se recibieron 270 millones más que el mismo mes del año pasado, y de ese presupuesto se destinó 100 millones a incrementar los sueldos, ¿qué se hizo con los otros 170 millones”, finalizó.

Te puede interesar