Por la inseguridad, Olivera cree que se redujo el servicio transporte en algunos barrios

DESTACADOS 26/11/2015 Por
Pidió una urgente reunión entre autoridades municipales y provinciales para que intervenga la Policía en las cabeceras de algunas líneas. “Mucha gente dejó de ir a trabajar porque no tiene como regresar”, ejemplificó.
olivera colectivo

El concejal Fabian Olivera advirtió que el servicio urbano de pasajeros en la ciudad ha evidenciado un notable retroceso en la prestación acordada con la Municipalidad capitalina y responsabilizó del cuadro a la expansión de la inseguridad que llevó a la prestataria a no ingresar más a determinados barrios.
Al justificar su posición, el legislador contó que en el asentamiento Lisbel Rivira, “los colectivos de Ciudad de Formosa que cubren la línea 60, sólo ingresan hasta las 20” y que después de esa hora “los vecinos de la zona deben caminar, y bastante, hasta llegar a un lugar donde el servicio es normal”.
También reveló lo que ocurre con el barrio San Isidro, al norte de la ciudad. “La línea 65 de la concesionaria que llega hasta esta parte de la capital, directamente dejó de entrar al barrio en horario nocturno. Los robos y hechos de saqueos así lo determinaron, aparentemente. Los pobladores tienen que salir hasta la ruta para tomar un colectivo o, descender ahí para luego, caminando, llegar a su destino; esto también afecta a familias de barrios cercanos”, precisó.
“Es vergonzoso que la delincuencia se haya apoderado de algunas zonas de la ciudad, delimitando claramente una zona negra donde impera el caos, el sálvese quien pueda, el desorden público y los vecinos a merced de ella”, razonó.
“Reclamo una urgente reunión entre funcionarios municipales y provinciales para establecer el posicionamiento de agentes policiales en las terminales de algunas líneas como una forma de ir corrigiendo todo esto”, propuso Olivera.
“Esta cuestión, que no deja de crecer, debería también formar parte de la agenda de prioridades de la próxima gestión del intendente de la ciudad y darle la importancia que realmente tiene”, consideró.
“En los últimos días recorrimos esas zonas y el clamor, malestar y frustración de los vecinos es alarmante. El intendente De Vido debe atender esta cuestión y gestionar en consecuencia”, insistió.

Te puede interesar