Creen que el fenómeno de El Niño comenzara a retroceder

DESTACADOS 06/01/2016 Por
El año pasado perturbó el clima de todo el mundo. En los próximos meses las condiciones climáticas volverían a la normalidad. En el segundo semestre de 2016 hay posibilidades de que ocurra La Niña.
050116_124544

Varios indicadores de El Niño-Oscilación Austral sugieren que El Niño de 2015-2016 llegó a su pico y modelos meteorológicos predicen que decaerá en los próximos meses, publicó la Oficina de Meteorología de Australia en su sitio web. "Las condiciones volverán a la neutralidad durante el segundo trimestre, con la posibilidad de que ocurra La Niña en el segundo semestre de 2016", agregó el organismo.
La Niña es un enfriamiento del Océano Pacífico ecuatorial. A veces se la considera el opuesto a El Niño. Ambos son etapas extremos de un ciclo que ocurre naturalmente, según la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés). Cerca del 50 por ciento de veintiséis ocurrencias de El Niño desde 1900 fueron sucedidas por un año neutral y un 40 por ciento por La Niña, según la oficina meteorológica australiana. "Un año neutral y La Niña son igualmente probables para el segundo semestre de 2016. El resultado menos probable es que se repita El Niño", señaló el organismo.
El actual El Niño está clasificado como uno de los tres más fuertes desde 1950. El calentamiento del Océano Pacífico ecuatorial altera el clima de todo el mundo, causando sequías en partes de Asia, mientras que el sur de Estados Unidos puede recibir más lluvias. Sus efectos ayudaron al aceite de palma a cerrar su mejor año desde 2010, mientras que el azúcar registró su primera ganancia anual en cinco años.
La Niña también puede perturbar los mercados agrícolas en tanto altera el clima. Una gran parte de las regiones agrícolas de Estados Unidos tiende a resecarse cuando ocurre este fenómeno, mientras que partes de Australia e Indonesia pueden estar más húmedas de lo normal. Citigroup Inc. dijo que una transición a un La Niña fuerte podría presentar un importante potencial de alza en la volatilidad de los precios de los granos.
El último La Niña comenzó en 2010 y se mantuvo hasta 2012. Las condiciones suelen durar entre nueve y doce meses, aunque algunos episodios podrían extenderse hasta dos años, según la NOAA. Tanto La Niña como El Niño tienden a llegar a su pico durante el invierno del hemisferio norte.

Te puede interesar