Vecinos del Lisbel Rivira, denuncian dramático escenario de inseguridad y abandono

DESTACADOS 11/02/2016 Por
Aseguran que la Policía teme a los delincuentes y que por eso siempre llega tarde cuando son convocados. En los últimos meses, tres vecinos murieron asesinados. “Acá mandan ellos”, aseguró, entre desesperadas lágrimas, una joven mujer.
305
Alrededor de una docena de vecinos del barrio Lisbel Rivira se reunió en una de las cerca de un millar de precarias viviendas que existe en el asentamiento para exponer ante un grupo de periodistas el “estado de extrema inseguridad en el que viven” y el “estado de abandono al que nos han sometidos las autoridades”.
Todos se conocen. Cada uno contó una historia diferente, pero los demás conocen todos los episodios, porque los efectos son siempre tan agresivos y sangrientos que parecen formar parte de un gigantesco set de filmación de una película donde son actores y víctimas, al mismo tiempo.
“Mucha gente ha venido a vivir acá en los últimos meses; lo curioso es que vino corriendo de la inseguridad de otros lugares de la ciudad, pero se encontró con que acá es peor”, narró una mujer. “Yo vivía en el Circuito Cinco y vine con mis hijos, pero lo que se vive acá es terrible; la Policía le tiene miedo a los delincuentes, directamente evitan el enfrentamiento, saben dónde ocurrió el hecho por el que fueron llamados, pero permanecen a varias cuadras de distancias”, relató una joven, tras precisar que tiene cuatro chicos y que vivía en el Juan Domingo Perón.
Un muchacho, cuyo hermano fue asesinado hace pocos meses, aseguró que la situación es “extremadamente dramática” y que “ya no sabemos a quién acudir para que nos ayude”.
“Por cualquier cosa te acuchillean o te golpean en la calle o vienen a tu casa; siempre son los mismos, están borrachos o drogados. No les importa nada, solo reaccionan con violencia porque es una especie de juego”, reveló ante la consulta de un periodista.
“Mi hermano fue baleado, la Policía llegó casi media hora después y entre las dificultades para que lo trasladen en un móvil de la fuerza y la distancia que hay con el hospital perdió mucha sangre; murió horas después. Lo mataron sin ninguna razón. El asesino, esa noche estuvo casi una hora disparando para todos lados, cuando vinieron los policías se quedaron a muchas cuadras, nadie quiso intervenir”, reprochó.
En el asentamiento Lisbel Rivira, viven unas 7.000 personas; el lugar no tiene una delegación policial y tampoco una sala de primeros auxilios, áreas muy reclamadas por los vecinos durante su contacto con los medios.
“Le pido señor que por favor nos indique a que político o a que funcionario podemos ver para que nos ayude; ya no podemos vivir así. Encerrados y muertos de miedo a que nos maten a nuestros chicos o nuestros maridos”, imploró en medio de gruesas lágrimas y una voz que se entrecortaba por la impotencia, otra mujer dirigiéndose al concejal Fabián Olivera que fue invitado a participar del encuentro.
El servicio urbano de pasajeros funciona hasta las 21 en el barrio. “Los colectiveros ya saben que hasta las 21 o 21:30 nomas pueden entrar, después cualquier cosa les puede pasar, por eso nos quedamos completamente aislados”, detalló un hombre que acompañó el desarrollo del dialogo.
“Esto hace tiempo es tierra de nadie, al Gobierno no les importamos, nos tiraron acá como animales y estamos pagando las consecuencias; en cualquier momento se producirá una matanza masiva, porque la cosa ya es o ellos o nosotros”, graficó finalmente el mismo vecino.

Te puede interesar