Una nueva “gansada” de Gialluca

DESTACADOS 19/02/2016 Por
Le ocurre frecuentemente al defensor del Pueblo de Formosa: opina de todo; se mete con todos y; como los periodistas de la década del 70, se cree un todólogo, una especie de 4x4 que todo lo puede y todo lo resuelve.
150494_585045774857271_696697260_n

Y una personalidad así no tarda en caer en errores. El escape de gas amoniaco de la embotelladora de Coca Cola en Formosa, le sirvió de palanca para plantear su parecer y ofrecer su rol protector a los formoseños.
El incansable funcionario considero “precipitada” y “sin fundamentos” al comunicado de la firma quien se limitó a lamentar las molestias ocasionadas a su personal y a los vecinos de la zona.
“Esperaremos los diferentes informes técnicos solicitados y a partir de allí actuaremos en consecuencia, pues es de una gravedad inusitada que una empresa enclavada en el centro de nuestra ciudad, por lo menos no le diga a sus consumidores- clientes- vecinos que es lo que fallo, si las cañerías o válvulas en cuestión ya habían cumplido el ciclo de vida útil o si se trató de un accidente, pero no tomarnos por gansos a los formoseños y creer que con este comunicado se cierran todas las investigaciones”, espetó el abogado.
¿Qué significa que a una persona le digan ganso? Se emplea como insulto benévolo, generalmente como apóstrofe, con distintos significados según la ocasión. Como "soso", aplicado a alguien a quien, en broma o en serio, se quiere hacer ver que no hace gracia con sus cosas. Como "patoso", aplicado a una persona tosca o torpe. Como "gandul", a una lenta, perezosa o indolente. Con tono afectuosamente despectivo se aplica a las personas amigas de gastar bromas o hacer y decir cosas (gansadas) para hacer reír. O a una persona informal.
Hacer el ganso. Hacer gansadas: decir o hacer cosas para hacer reír. Hacer eso mismo con falta de gracia. Bromear, jugar o divertirse.
Hacer el ganso es una frase que viene recogida en el Diccionario de la lengua española por su uso coloquial, es una locución verbal, empleada con el significado de hacer o decir tonterías con la intención de provocar la risa. Este uso se debe a que ganso significa, entre otras cosas: hombre patoso que se vanagloria de ser gracioso y chistoso, sin serlo.
Ahora, según Sebastián de Covarrubias, experto en frases proverbiales y refranes, hablar por boca de ganso tiene esta explicación: con el vocablo ganso eran llamados, por alusión, "los pedagogos que crían algunos niños, porque cuando los sacan de casa para las escuelas, u otra parte, los llevan delante de sí, como hace el ganso a sus pollos cuando son chicos y los lleva a pacer al campo”. Ejercían una función a la par educativa y pedagógica, por lo general tan rígida como dogmática. No es pues de extrañar que obligaran a los niños a su cargo a que repitiesen las ideas y juicios que habían aprendido del preceptor. De ahí nació el dicho 'hablar por boca de ganso”, con el que se suele apostrofar a quien repite lo que otro ha sugerido.
Como hasta aquí las explicaciones recogidas en manuales de la lengua madre y otras de uso aldeano no parecen acomodarse a la intención comparativa que tuvo el colaborador de Gildo Insfran, sólo queda resquicio para una última alusión: Gialluca creyó que con el comunicado, Coca Cola trataba a los vecinos de Formosa como lo hacía con el exintendente Fernando “Ganso” De Vido, al que alquilaba camiones para transportar sus productos.
El análisis profundo deja mal parado al defensor, ya que entonces ser un “Ganso” De Vido es gozar del trato que se le otorga a un socio comercial, beneficiado con mucho dinero y, recibiendo a cambio las múltiples exenciones otorgadas por el antecesor de Jorge Jofré a la firma mejicana que opera en Formosa.
Por todólogo, el funcionario cayó, de nuevo, en gansadas.

Te puede interesar