Cristina mandó a Máximo e Insfran a presionar fuerte a Pichetto para que vote contra los buitres

DESTACADOS 11/03/2016 Por
La expresidente empezó a operar fuerte para arruinarle a Mauricio Macri el acuerdo con los holdouts, la piedra angular de su programa económico, cuya viabilidad depende de volver a tomar créditos en dólares en los mercados internacionales.
p
Cristina Kirchner jugó fuerte y ante la posibilidad cada vez más cierta del Gobierno de lograr en Diputados con la ayuda de los bloques de Massa y Bossio la aprobación del proyecto de ley que deroga las leyes Cerrojo y de Pago Soberano, la ex presidenta envió a su hijo a cerrarle el paso a la norma en el Senado, dominado con comodidad por la bancada peronista que conduce Miguel Angel Pichetto.
Máximo le pidió que vote contra el acuerdo de los holdouts o al menos le incorpore modificaciones, para que regrese a Diputados y se le complique la negociación a Macri.
La reunión se concretó esta tarde en el austero hotel Conte del barrio de Congreso, lugar elegido por Gildo Insfrán para alojarse, cada vez que viene a Buenos Aires.
La presencia de todos los gobernadores del país en la Capital por la reunión que mantuvieron con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, fue aprovechada por Cristina para hacerlo debutar a su hijo en las grandes ligas de la negociación política.
Máximo llegó a la cumbre del hotel Conte acompañado por su tía Alicia Kirchner y allí los esperaban además de Insfrán; el diputado José Luis Gioga; su sucesor en la gobernación de San Juan, Sergio Uñac y el invitado especial, Miguel Angel Pichetto.
El encuentro tuvo por único objetivo presionar fuerte al jefe de bloque de los senadores peronistas para que vote contra el proyecto del Gobierno y haga caer la negociación con los holdouts.
LPO ya reveló que Cristina cree que la única manera del kirchnerismo de tener sobrevida política es que se caiga el acuerdo con los buitres, Macri se quede sin financiamiento y el país ingrese en una espiral de caos que les permita reposicionarse ante el electorado.
Pichetto corcoveó ante el pedido y se ingresó en una negociación que incluyó la posibilidad de que “al menos” su bloque le introduzca modificaciones al proyecto para que regrese a Diputados y se le “empioje” el tratamiento de la ley a Macri y eventualmente el Gobierno incumpla con la fecha límite que puso el juez Thomas Griesa para concretar el acuerdo con los holdouts.
Algo de eso ya le había insinuado el ex ministro Axel Kicillof, en la reunión que tuvieron días atrás en el Senado.
Llamó la atención al senador la presencia de Gioja, porque el ex gobernador había pedido apenas ayer por la mañana al bloque kirchnerista que de quórum para tratar la ley. Sin embargo, algo pasó durante la jornada que lo hizo cambiar de parecer.

Te puede interesar