Olivera denunciará formalmente la obra pública precaria en la ciudad

DESTACADOS 08/04/2016 Por
Considero que el nuevo escenario político “ya no admite este tipo de concesiones” y reveló que en materia de pavimento, en la ciudad, “se dilapidaron en los últimos años más de 200 millones de pesos.
12980384_1054408434622838_874562236_n
El concejal Fabián Olivera volvió a reclamar “responsabilidad y compromiso social” en la ejecución de la obra pública y considero que “no se pueden tolerar más los errores del pasado reciente con trabajos extremadamente precarios y desembolsos varias veces millonarios”.
El legislador retomó un tema del que repetidas veces se ocupó, principalmente por pedido de vecinos de distintos barrios de la ciudad.
“La calidad del pavimento realizado en los últimos años sigue constituyendo un claro ejemplo de lo que no debe ser la obra pública. Todos pagamos para tener acceso a calles y avenidas que nos proporcionen seguridad y comodidad en el tránsito, pero también aspiramos, básicamente, a que su vida útil se prolongue con amplitud en el tiempo”, contextualizó.
“Formosa se ha constituido en un brutal ejemplo de calles pavimentadas que a los pocos meses comienzan un proceso acelerado de deterioro; los efectos son vergonzosos. Particularmente me siento estafado y ser que los vecinos sienten lo mismo, pero además muchos de ellos se lamentan porque después de esperar toda una vida el pavimento observan, con desazón y frustración como todo rápidamente va desapareciendo”, amplió.
“En Villa Hermosa, el pavimento de la calle Jujuy, por ejemplo, se hizo de nuevo pero duró muy poco, al igual que Entre Ríos, Chaco y Santa Fe en el Lote 4; Masaferro, en San Agustín; avenida Raúl Alfonsin, Eva Perón; José María Uriburu, Azopardo, Fuerza Aérea y Freitas, en La Pilar; Eva Perón, en la calle San José obrero; la avenida ribereña; el adoquinado del Colluccio o; la calle Almeida que divide el República Argentina del Eva Perón son los casos más emblemáticos”, resumió.
“No creo estar muy errado si digo que en todos estos casos el Estado dilapidó unos 200 millones de pesos para obras que en cada caso duraron menos de un año, en promedio, aunque también sólo seis y hasta tres meses. Una vergüenza total”, enfatizó.
“Formosa es, sin lugar a dudas, la jurisdicción que menos se puede permitir irresponsabilidades como estas; históricamente fue la menos favorecida, por lo que tiene la obligación de ser la más cauta, transparente y comprometida con el uso de los recursos dinerarios públicos”, planteó.
“Acaba de abrirse una nueva etapa política en el país, donde los controles y la disponibilidad de recursos tendrán otra dinámica. Me hice un compromiso personal de denunciar formalmente la presencia de nuevos casos en los que la irresponsabilidad y la ausencia de compromiso de los funcionarios, sean provinciales o municipales, den lugar a la dilapidación del dinero de todos con obras completamente precarias. Lo digo sin entrar a considerar el universo de trascendidos que existen en torno a los argumentos que tienen los empresarios y los funcionarios para permitirse este mamarracho”, advirtió Olivera.

Te puede interesar