Allanarían vivienda en busca de bienes de una empresa, propiedad de un juez formoseño y del abogado D´Alesio

LOCALES 14 de febrero de 2019 Por DE N/REDACCION
La Justicia nacional posó su interés sobre el ministro del Superior Tribunal de Justicia de Formosa, Ricardo Alberto Cabrera, tras constatar que el magistrado y Marcelo Sebastián D'Alessio, el abogado acusado de extorsionar en nombre del fiscal Stornelli, aparecen como propietarios de la SRL “Ñembo”, desde 2008.
Ver galería 20190214_155428
1 / 2 - Esta vivienda de Brandsen 656 podría ser allanadas en los próximos días.

En los últimos días, la Justicia puso en el ojo de la tormenta a Marcelo D'Alessio, el abogado que apareció involucrado en un pedido de extorsión a un empresario al que le aseguró que estaba siendo nombrado en la causa de los cuadernos y que podía ayudar a despegarlo a cambio de 300 mil dólares. El juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, ya le prohibió la salida del país y ordenó inmovilizar sus bienes y cuentas en el país y el exterior, mientras que este miércoles dispuso una veintena de allanamientos en todo el país: a su casa, a sociedades y a empresas vinculadas a su figura. Incluso los enviados judiciales buscaron dinero enterrado en el predio de su vivienda, ubicada en el country Saint Thomas Este, de Canning, pero no encontraron nada, revelaron a Infobae fuentes del caso.
Además se ordenó requisar e incautar casi diez autos, algunos de altísima gama, que serían de su propiedad. Pero se sospecha que D'Alessio se enteró de que la causa estaba avanzando en su contra. Así se habría desprendido de varios de los vehículos y hasta cerró las cajas de seguridad que tenía a su nombre.
Por lo pronto, en uno de los allanamientos en oficinas del edificio "Madero Plaza", ubicado en la avenida Juana Manso al 1500, de Puerto Madero, encontraron dinero y también dispositivos electrónicos y fílmicos: tenía un teléfono satelital. Además se secuestró importante documentación. Algunos de esos papeles comprobarían que en el último tiempo se desprendió de propiedades vinculadas a él. Ante esa sospecha, el juez avanzó también sobre propiedades de familiares directos del imputado y secuestró un barco, que está a nombre del padre de D'Alessio, un conocido consultor.
Este megaprocedimiento fue ordenado el martes por el juez Villena, quien tiene en sus manos una investigación contra D'Alessio que hasta ahora no se conocía: una denuncia por lavado de dinero que se radicó en noviembre de 2016 contra el abogado que se inició con un anónimo en donde se hablaba del lujoso nivel de vida de este personaje que se jactaba de sus contactos con jueces, fiscales, agentes de inteligencia y hasta la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.
En la agenda de procedimientos que maneja el juez de la causa, aparece el nombre de Ricardo Cabrera, el exministro de Economía del gobernador Gildo Insfran, quien además tuvo un recordado paso por Energía Argentina Sociedad Anónima (ENARSA), unaempresa estatal en la que actuó como gerente de Administración y Finanzas, apadrinado por el caudillo formoseño que finalmente lo recluyó en lo más alto del organismo jurisdiccional de la provincia.
La constitución societaria de “Ñembo” SRL, aparece publicada en el Boletin Oficial 31480, con fecha 2 de febrero de 2008, integrada con D'Alessio y Cabrera, y como oficina operativa se fija la dirección 25 de Mayo 252, piso 11 de la Capital Federal. El abogado formoseño inscribe su residencia en Brandsen 656 de la capital formoseña (foto).
Además, Cabrera aparece como gerente de la firma, con facultades para estampar la firma societaria.
“Nembo”, que traducido al guaraní queda como “el que se hace”, fue inscripta para la explotación del servicio público de autos de alquiler tipo taxímetro; como titular de las licencias de taxis respectivas, y a la adquisición y/o transferencia de licencias de taxis; y de vehículos automotores (para destinar a uso privado o uso taxis o destinados a dicha actividad); la prestación de servicios de telecomunicaciones relacionados con dicha actividad bajo el sistema de “radio taxi, incluyendo la explotación del servicio de mensajería; y el ejercicio de la actividad mandataria administradora del servicio público de taxis.

PASADO BAJO LUPA
Pero no es el único lado oscuro del ministro judicial. Afines de 2015, el diputado nacional Martín Hernández, requirió formalmente la creación de una Comisión Investigadora para revisar las polémicas y controvertidas negociaciones de ENARSA a cago del exministro Julio De Vido, empresa estatal en la que actuó como gerente de Administración y Finanzas de ENARSA, Ricardo Cabrera, hoy ministro del Superior Tribunal de Justicia de Formosa.
Junto con Luis Pastori (Misiones), Gustavo Valdes (Corrientes) y María Gabriela Burgos (Jujuy), pusieron la lupa sobre algunas contrataciones de la empresa estatal ENARSA, creada en el 2004 con bombos y platillos, pero cuya actividad se limitó a la compra e instalación de equipos generadores y a la adquisición de grandes cantidades de gas natural licuado, que se importaba por vía marítima.
Muchas de estas contrataciones fueron cuestionadas, algunas incluso judicialmente, por procesos poco claros en perjuicio del Estado argentino.
La empresa Energía Argentina Sociedad Anónima (ENARSA) es una Sociedad Anónima con participación mayoritaria estatal que fue creada en el año 2004 con un directorio conformado por seis representantes del Estado nacional y dos referentes del conjunto de las provincias argentinas que manejan las acciones clase B y C”. En cuanto a la estructura de la empresa, la misma dispone de diferentes áreas técnicas, tales como Electricidad, Gas, Gasoducto, Petróleo, Administración y Finanzas, Recursos Humanos, Auditoría Interna, Asesoría Jurídica, además de la Sindicatura General de la Nación que tiene a su cargo las auditorías externas.
Cabrera, repentinamente pasó a integrar ENARSA EN 2005, tras ser reemplazado por Olga Inés Lotto de Vechietti al frente del Ministerio de Economía de Formosa, y permaneció en el cargo nacional hasta julio de 2012 cu8ando fue removido, en medio de una dura porfía interna entre De Vido y La Cámpora.
Puntualmente se cuestionaron las importaciones de gas natural licuado (GNL) por barco, un negocio que desde 2010 a la fecha costó US$ 14.148 millones según datos oficiales; los costos de operación de las plantas regasificadoras de Bahía Blanca y Escobar, donde se transforma el gas natural licuado importado a estado gaseoso, para inyectarlo luego a la red troncal, con intervención de la empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales; las contrataciones efectuadas por ENARSA en el marco del plan de “Generación de Energía Eléctrica Distribuida” (GEED), y el programa de “Unidades de Generación de Energía Eléctrica Móvil” (UGEEM) así como otras adjudicaciones del programa “Energía Delivery”, que procuraba adquirir generación eléctrica para atender en el corto plazo las zonas más críticas que presentaba el sistema eléctrico en materia de abastecimiento; y las inversiones efectuadas para la concreción del plan de proveer energía eléctrica al SADI (Sistema Argentino de Interconexión), a través de la construcción, puesta en servicio y vinculación de cinco nuevas centrales térmicas a turbina de gas y ciclo abierto, aptas para ser convertidas a ciclo combinado (Licitación Pública, Nacional e Internacional ENARSA 002/2007).

Te puede interesar