En El Colorado advierten que Brignole planea impedir la asunción de López Pereyra

LOCALES 11 de noviembre de 2019 Por
En el pueblo, sostienen que al intendente se le escucho decir que el propio gobernador lo alentó a promover la expulsión del legislador electo de Cambiemos, y citó como antecedente lo ocurrido en 2003 con el diputado provincial Benito Aranda. Utilizaría un ardid legal, para sostener el apoyo mayoritario del cuerpo legislativo que maneja a su total antojo ¿Le sirve a Insfran fogonear actos tan reñidos con la salud democrática, en un momento social y político tan sensible en el país, y en la región?
gildo-brignole

El intendente Mario Brignole se constituyó en uno de los discípulos más conspicuos de Gildo Insfran, a tal punto que consiguió desarrollar una obscena obsecuencia, mucho más cercana a una creencia pagana que a la práctica de una filosofía respaldada en el mero convencimiento político.
Hoy desparrama entre propios y ajenos su profunda convicción por impedir el acceso al Concejo Deliberante de El Colorado, de Pablo López Pereira, electo en el cargo en junio liderando un amplio espacio de Cambiemos. Se trata de conocido exdirector del Instituto de Formación Docente de Villa Dos Trece, quien fuera despedido por el Ministerio de Educación, en medio de movilizaciones y rechazos, por tratarse de una movida política del Gobierno provincial.
“Me sorprendió el corte de boletas que hubo, lo votaban a Brignole de intendente con quien soy crítico desde que asumió y me votaban a mí; estoy sorprendido y alagado por ese gesto de confianza de la ciudadanía del Colorado, que ya lo demostró cuando me atacaron desde el ministerio, jubilándome antes de tiempo inclusive para aparatarme del cargo de director”, dijo hace pocos días al referirse al apoyo recibido.
“A la provincia muchos la caracterizan como feudal, y posee ciertos elementos como el sistema de vasallaje, de violencia, de tener sujetas a las personas, los atropellos constantes que sufren los ciudadanos por parte de un poder político que ya lleva un cuarto de siglo”, amplió.

¿BAJADA DE LINEA?
En El colorado, aseguran que Brignole está empecinado en frustrar el acceso del docente al Parlamento comunal y, fiel a su estilo suelto y directo, justificará su pequeño proyecto amparado en una supuesta deuda que mantiene con la Comuna, López Pereyra, y un análisis traído de los pelos de la Ley Orgánica Municipal. “Mi gobernador me dijo que lo haga, es más, me recordó que el mismo ya lo hizo en 2003 cuando promovió la expulsión del diputado radical Benito Aranda a pocas horas del inicio de la convención constituyente que determinó la reelección indefinida del gobernador”, se lo escucha plantear al jefe comunal. 
Nadie puede aseverar tamaño planteo, la mayoría se inclina por creer que es uno de los tantos arrebatos de ficción que tiene para promocionar su subordinación, que no repara en los efectos superiores.
Todo este escenario se desarrolla, mientras en el país y la región soplan fuertes vientos de libertad y de respeto a las instituciones y al sistema democrático, estimulado principalmente por el presidente electo, Alberto Fernández, al que el propio Insfran adhiere con mucho fervor. 

PEQUEÑO FEUDO
Mario Brignole, en el 2003 accedió a intendencia y, a partir de entonces convirtió a la administración de “La perla del sur formoseño”, en un bien de su patrimonio familiar y en un lugar donde las riquezas y los cargos se distribuyen entre pocas manos y en la propia familia.
“Lo primero es la familia” y “la caridad empieza por casa”, son los dichos preferidos de un hombre que pese a ser sindicado “el boludo”, en el quinto piso de Casa de Gobierno, supo ubicar a sus parientes directos en el Ejecutivo comunal, en el Concejo Deliberante que debe controlarlo, mientras maneja las principales empresas proveedoras y contratistas del Estado.
El hombre consolido su poder político y una fortuna incalculable ubicando a sus parientes en puestos estratégicos de la administración municipal que encabeza. Su esposa Clara Doroñuk fue presidente del Concejo Deliberante y uno de sus hijos, Fernando Brignole también fue ungido concejal. Como en una saga de nepotismo ilimitado, el mismo apellido resuena en varias dependencias: Roxana Brignole, en Recaudación Municipal; Miriam Brignole, en Acción Social; Dominga Brignole, en el ente de obras públicas; la hija y el yerno de Dominga Brignole, en el departamento de tránsito, su cuñado casado con la hermana de Clara Doroñuk, como dueño de la estación de servicio donde el municipio hace compra directa del combustible que utilizan todos los vehículos oficiales de la comuna.
Y, como para no ser menos, su otro hijo Ariel Marcelo Brignole está al frente de la empresa “El Colorado Constructora”, que tiene a su cargo la ejecución de todas las obras que se realizan en la localidad de El Colorado y que en forma directa les son adjudicados por su papá Intendente y su mamá y su hermano concejales.
Así, los fondos comunales y de la coparticipación constituyen una abultada caja política en El Colorado, la que, además de asegurar la supervivencia de Brignole y su familia en el poder, ha dejado un negocio asegurado y un liderazgo consolidado a tal punto que hoy se perfila como un elemento que puede terciar en la disputa y la despiadada puja interna que se va a desatar dentro del PJ por la sucesión de Gildo Insfrán en el poder.

Boletín de noticias