Advierten que intereses oscuros impiden controlar la crecida del Pilcomayo

LOCALES 27 de diciembre de 2019 Por
La abogada y productora agropecuaria Emilia Maciel volvió a mostrarse muy crítica de la postura oficial ante la nueva embestida del cauce sobre territorio formoseño, y tildó de “caradura” al ministro Quintana que viene de plantear que el afluente es impredecible. “Al Gobierno le importa muy poco la gente del oeste; los funcionarios deciden cada año si ahogan o no a los productores”, embistió.
mily
Emilia Maciel.

“La inundación anual del Pilcomayo puede ser menguada con obras de contención, y un manejo adecuado del embalse construido sobre la ruta 28, pero eso no ocurre, y seguramente no ocurrirá porque el Gobierno provincial y muchos de sus familiares y amigos se benefician con este brutal cuadro, que afecta a miles de pequeños productores”, advirtió, muy convencida.
Maciel reaccionó con vehemencia tras enterarse que, para el ministro de la Producción de Formosa, Raúl Quintana el Pilcomayo “es impredecible”, y que “habrá actores mal intencionados que aprovecharán estos momentos de profunda crisis para confundir con información errónea”, “Son unos caraduras de primera categoría”, dijo apuntando a la administración del gobernador Insfran, y a renglón apuntó contra el ministro: “Él (Quintana) dice que el Bañado La Estrella es impredecible, que le puede tocar seco, como que le puede tocar un año de mucha agua cuando consecutivamente del 2008 a esta parte tenemos crecidas terribles y no es solo la crecida, sino que no hacen el trabajo, no hacen la defensa de contención, no limpian los canales y mantienen la compuerta cerrada”. 
“Esa semejante obra que hicieron levanta la altura del agua y los criollos del oeste pierden toda la producción que a ellos muy poco le importa porque después justifican los ATN como ahora, por ejemplo, el curro y los del otro lado de la 86 después de lo que sería el embalse de la 28 son los protegidos del gobierno”, apreció. 
“Esa es la realidad, son unos caraduras, no pueden salir a decir que el bañado es impredecible, ellos son los impresentables, predecir lo que van a hacer para nosotros es más que claro, son impresentables”, reafirmó. 
Hace pocos días, Maciel se mostró preocupada por el nuevo panorama de crecida del río Pilcomayo sobre territorio formoseño, recriminó al Gobierno provincial su “desinterés e incompetencia” para manejar la situación, y acusó al mismo sector de “mantener un esquema de apriete sobre quienes no se muestran sumisos a sus intereses políticos y económicos”
“El bañado está a mil, no hicieron nada, no limpiaron, no arreglaron las barreras”, embistió la productora, una conocida profesional del Derecho en la zona de Las Lomitas, principalmente, donde además se ocupa junto con su familia de un negocio agropecuario.
“Buscan fundir al criollo para que sean dependientes de las dádivas del Estado”, planteó, manteniendo una posición marcadamente crítica contra la administración política provincial.
Pero, siguió con sus planteos contra la administración provincial. “Mientras están pensando donde ir a gastar sus dólares, la gente del oeste está viendo que tanto va a perder este año y como arremangar, ni siquiera piensan en la sidrita y el pan dulce. A los funcionarios, les importa muy poco la gente del oeste; uno está pensando hasta donde le va a llegar el agua este año, si los ahogan o no los ahogan”, ironizó.
“El laburo lo tienen que hacen antes no ahora que el agua está de vuelta, tienen que hacer antes toda la carga de tierra, que lo hagan ahora ya no sirve, porque no se compacta; es un chiste, hacen el trabajo para que se rompa y luego al año justificar otra vez el gasto público en eso, con las empresas amigas”, acusò.
“Seis meses se cruzaron de brazos, se va el agua y ellos se cruzan de brazos y empiezan ahora a querer trabajar, encima cuando ya saben que vienen las lluvias y que no pueden laburar lo mismo, se le viven quedando las máquinas empantanadas porque se viene a laburar cuando ya viene la época de lluvia, son tan inteligentes que laburan con la época de lluvia y cuando el agua del bañado ya se presenta, tienen agua por todos lados, allí quieren trabajar, ahí les entra las ganas de trabajar”, remarcó, sin abandonar el tono. 
“Y eso de decir que este año parece que está todo controlado y normal lo dijo González (el ministro de Gobierno) ya el año pasado y era todo un desastre, y lo dijeron en el 2008, 2009 y así la llevamos, todo viene muy normal y nosotros pasamos la Semana Santa con el agua al cuello, perdiendo toda la producción, lo poco que está quedando de tantos años de inundación de manera consecutiva”, recordó.
“Hay que decir que el productor tiene gastadas las manos, curtida la piel de laburar en esta zona, una de las más calurosas y ecuestres que tiene el país, en cambio muchos de ellos a lo mejor tienen gastadas otras cosas no necesariamente las manos”, graficó. 

Boletín de noticias