Municipales de Campo dicen que le aplicaron un impuestazo y cobraron un aguinaldo muy recortado

LOCALES 28 de diciembre de 2019 Por DE N/REDACCION
Largas colas de empleados desde la madrugada, decenas de policías apostados frente a la sede comunal, y un inmediato descontento generalizado, constituyeron en las últimas horas el oscuro panorama en el Municipio de Estanislao del Campo, para el cobro del aguinaldo. Muchos agarraron lo que le dieron, porque era la única opción para comer, aseguran en el pueblo que gobierna el peronista Arnaldo Barrios.
CAMPO 1
Municipales esperan en las afueras de la sede comunal cobrar el aguinaldo. En recuadro un recibo informal.

“El nuevo jefe comunal aplica una quita en el SAC, una suerte de impuesto solidario”, explicó una mujer al intentar blanquear un escueto e informal recibo que le entregaron para justificar el pago. Los trabajadores también fueron denunciados por alterar la tranquilidad familiar del intendente al manifestarse contra el impuestazo. También están latentes los despidos de hace pocas semanas, decididos por Arnaldo Barrios, apenas días después de acceder a la Intendencia, aunque habría orden del Quinto Piso para que no se produzcan cesantías.
Muchos empleados exigieron la presencia de dirigentes del Sitramf, ATE y UPCN para que se pongan al frente de los reclamos.
“Así estamos los empleados municipales desde horas muy temprana de la mañana, con un calor de 45 grados, esperando para percibir nuestro aguinaldo. En el sol, custodiados por 30 policías nos tratan cómo delincuentes, nos humillaron porque nos han pagado lo que quisieron, no lo que corresponde”, dijo un municipal a través de Facebook. “A empleados de más de 35 años de servicios no le han pagado, porque el intendente así lo dispuso. Y a los que pudieron cobrar, le han liquidado todo mal, porque aparentemente el nuevo contador, no sabía cómo hacerlo”, agregó. 
Otro, se mostró muy parecido: “Estamos sufriendo, humillación y mucha persecución de parte del nuevo, Intendente. Nos han faltado el respeto, tratándonos de ignorantes. Solo pedimos ser escuchados por el gobernador”.
“Queremos ser respetados cómo seres humanos, hoy nos han tratado cómo animales. No nos dejan entrar al municipio, nos rodean de policías, es una verdadera humillación”, planteó.
“Cómo recibo de lo que cobramos nos dieron un papelito, cualquiera”, advirtió otro trabajador mientras mostraba el documento.
“Muchos compañeros, tuvieron que cobrar la suma 1500 pesos cuando en realidad les correspondía 4500, no les dieron opción: aguarrás o aguarrás, porque son personas de escaso conocimiento, muy humildes, no le quedo otra que cobrar esa suma, porque en realidad no tenían para comer”, aseguró.

Te puede interesar