DE BUSCA A HARAGAN, PASANDO POR GARCA, SOLO EXISTE UN CAMINO PELADO

LOCALES 07 de febrero de 2020 Por
La frenética búsqueda de laureles que no le pertenecen, vuelven a poner en escena a Ricardo Buryaile, mostrando su parte más pobre, en un tema que recorre la fibra más profunda de los formoseños. No le importa pisotear el compromiso, la dedicación y el trabajo expresados por otro hombre de Cambiemos, como si pudiera esconder los antecedentes, o intentando tomar de tontos a sus propios comprovincianos.
PELADO

En octubre, el entonces presidente Mauricio Macri anunció subsidios para los familiares de los héroes asesinados en el ataque montonero al cuartel de Formosa. Lo hizo al encabezar un acto en donde rindió homenaje a las 13 víctimas del atentado perpetrado durante el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón. “Es una responsabilidad con la historia”, aseguró, entonces, poco antes de finalizar su mandato.
Inicialmente, una iniciativa del exdiputado nacional Ricardo Buryile, que luego naufragó por propia ineptitud del entonces legislador de Cambiemos, pareció abrochar signos esperanzadores. Poco después, en 2016 se reactivó este muy esperado y justiciero objetivo, que encierra un extremadamente sensible fondo para el pueblo formoseño con un proyecto del formoseño Mario Arce. 
El texto presentado no solo incluyó a los familiares de los fallecidos sino también a los héroes sobrevivientes, apreciándose un proyecto más amplio, entendiendo que debía comprender a todos los que deberían ser beneficiarios. El trabajo siempre fue no solo legislativo, sino que también integró a los propios héroes y sobrevivientes, además de funcionarios y referentes políticos.
Debido al trabajo, el compromiso y la insistencia se avanzó en el objetivo de fondo, entendiendo que son tres las etapas: firma de DNU, que ya se cumplió y generó un derecho a favor de los beneficiarios; la reglamentación; y el efectivo pago del beneficio.
El escenario de este proyecto, mostró que mientras uno trabajaba, se comprometía, acompañaba, e insistía, el otro, hacía gala de sus reconocidos atributos de garca, chanta, y haragán, su circo, pero sin compromiso real, porque ni siquiera tiene contacto con los familiares.
Antes del dictado del DNU, solo habló, y lo sigue haciendo, de los familiares de los muertos; nunca peleo por los sobrevivientes. Antes que Arce presentara su propio proyecto y desde la caída de la iniciativa de Buryaile, el exministro de Macri nunca se movió ni hizo nada para lograr el objetivo. Una vez que el presidente hizo el anuncio, solo se limitó a buscar firmas para avalar una nota donde los familiares tenían que aceptar un subsidio ínfimo.
Pero, ante las constantes conversaciones que Mario Arce tuvo con los beneficiaros, no se aceptó el monto tirado por Buryaile que, a todas luces, lucia sumamente injusto.
Arce, no se quedó con el anuncio, siguió empujando como antes de la firma y ahora, después de ella, también, entendiendo que falta la etapa más esperada, ante un tema muy sensible para todos los formoseños.
El pedido de reglamentación del DNU fue armado en diciembre por Mario Arce, y presentado al Congreso en el mismo período, aunque el cuerpo después de un tiempo se acordó del proyecto del joven abogado. En esa misma etapa, también se reunió, de manera regular, con los familiares en el asesoramiento, acompañamiento y peticiones ante las autoridades competentes
Por eso, hoy, presentar un proyecto pidiendo la reglamentación, llega tarde.
Además, para lograr el objetivo, en estas horas mientras se analiza la estrategia política y judicial, la gestión de Buryaile llega totalmente fuera de tiempo y termina siendo inoficiosa.

Boletín de noticias