Potente hongo ataca a los bananales formoseños, destruyendo indefensas plantaciones

LOCALES 01 de marzo de 2020 Por DE N/REDACCION
Los productores norteños responsabilizan del cuadro al Gobierno provincial, por los incumplimientos y las demoras en el suministro de los fungicidas que se aplican para fortalecer el crecimiento de las plantas y proteger la calidad de la fruta. Peligra la súper producción esperada para la actual campaña.
IMG-20200301-WA0014
El verde de las plantas se convierte en amarillo, directa advertencia de la presencia de la sigatoka.

La Federación Agraria Argentina de Laguna Naineck reveló la presencia de un ataque “bastante fuerte” de la sigatoka amarilla, en las plantaciones de banana del norte formoseño, y consideró que el hongo se propaga porque “el Ministerio de la Producción hace tiempo no cumple con el compromiso asumido en esta materia”, y los chacareros no tienen medio para hacerlo por su propia cuenta.
Esto ocurre, mientras crece la mora del Gobierno provincial en la entrega del cloruro de potasio. Hace varios años, acordamos con el Gobierno la asistencia anual de tres entregas de fertilizantes de base: dos bolsas por hectárea, y hasta tras tres hectáreas; es decir que, aunque tengas cinco hectáreas, te dan para tres por hectárea nomas.
Este escenario surge, pocos días después de que se anunciara un panorama altamente favorable para la banana formoseña. “Este año, el clima se muestra favorable, con lluvias regulares y temperaturas ideales; estimamos una producción de 60.000 toneladas de banana, lo que representa una cantidad importante, teniendo en cuenta las casi 2.000 hectáreas de la fruta”, confesó Pánfilo Ayala, principal referente provincial de la Federación Agraria Argentina, hace pocas semanas.
Empero, el mismo sindicalista se mostró ahora muy preocupado por la aparición de la sigatoka. “Esto ocurre, mientras avanza la demora del Gobierno provincial en la entrega del cloruro de potasio, que hace varios años, acordáramos con el Ministerio de la Producción”, advirtió.
El acuerdo anual al que hizo referencia Ayala, incluye tres asistencias de fertilizantes de base por campaña: dos bolsas por hectárea; las primeras dos, son de nitrógeno – dos bolsas de 50 kilos por hectárea -, que se tiene que entregar  en septiembre/octubre, estimativamente. “Ahora, la provisión se hizo en diciembre recién; el nitrógeno es para que la planta se desarrolle, y comience a tener fuerza. El retraso afecta la calidad del cultivo, afectando su desarrollo, al punto que la floración se producirá recién en el invierno, con los problemas que representa la baja temperatura”, explicó.
La restante entrega es de cloruro de potasio, que se aplica al cacho, y debe ser aplicado en enero, pero eso aún no ocurrió en esta campaña, poniendo en altísimo riesgo la reconocida calidad de nuestra fruta.
“La campaña anterior hicieron solo una entrega; en este período sólo una; la preocupación es alta ahora, porque en este paquete deben entregar el funguicida, clave para repeler a la sigatok subrayó Ayala”. 
“En los últimos días, el viento frío fue determinante para la propagación de este hongo. Necesitamos que la entrega se produzca en tiempo y forma, en la cantidad acordada, para que la aplicación genere el efecto que se pretende”, reafirmó.
“Son muy pocos los productores que pueden adquirir estos agroquímicos, mientras el ataque de la plaga viene siendo fuerte, poniendo en alto riesgo la producción bananera que se presentaba, como pocas veces, sumamente alta”, amplia. 
 

Te puede interesar