LOS RESPONSABLES DEL HAMBRE

DESTACADOS 12 de abril de 2020 Por Max Alfredo Berenfeld
Mientras miles de formoseños viven sumidos en la desesperación porque no tienen los medios para armar un almuerzo, como única comida del día, en las últimas horas, entre el Gobierno provincial y la Municipalidad capitalina, destruyeron más de 6.000 kilos de mercadería vencida que fue decomisada de los supermercados, clausurados días atrás. De esta forma, ineptos funcionarios y miserables empresarios dejaron con hambre a cerca de 12000 niños, en Formosa.
niños ºtapa

¿Cuántas raciones de comida pueden prepararse con seis mil kilos de productos alimenticios? La pregunta es la más básica que el periodista puede generar para entender en que consistió tamaña perdida. Los nutricionistas no establecen las dietas siguiendo esta medida, pero coinciden en un número referencial: no más de medio kilo. Siguiendo la línea, unas 12000 personas pudieron haberse alimentado, si las autoridades hubieran inspeccionado a los comercios acatando las normativas, y si los empresarios renunciaran a tanta avidez financiera.
Muchas familias, desesperadas, trataron de alcanzar los productos que se enterraron en una inmensa fosa, en una muestra tristísima del momento que viven, principalmente en los barrios más humildes, pero que también expone la incapacidad e insensibilidad del hombre para administrar la cosa pública y para manejar sus negocios.
Si las inspecciones se realizaran con responsabilidad, siguiendo una agenda temporal y controlando el ingreso y la exhibición de los productos, difícilmente se llegue a la fecha tope de vencimiento sin la venta. Si el empresario actuara con compromiso social, jamás especularía, ofreciendo mercadería vencida, o alterando los datos para modificar la aptitud de su consumo.
El encierro obligado por el coronavirus, empobreció hasta límites vergonzosos a miles de formoseños, la mayoría de los cuales encontraba sustento económico en precarias changas diarias, de donde surgía el dinero para la principal ración alimenticia de la jornada. La falta de demanda de la mayoría de las actividades, dejó sin medios al que corta el pasto, al albañil, al electricista, y a muchos otros con oficios ligeros, determinado por miles.
La asistencia social, muy estrecha, sólo alcanza para unos pocos días; el después era lo que la changa sostenía. Sin ella, la pobreza se abalanzó con sus gigantescos brazos sobre humildes formoseños que sufren su propia hambre, pero se alarman y lloran por el plato vacío de sus hijos. 
El hombre, hasta el momento ha permanecido en la cima de la pirámide depredadora y no existe en la actualidad ninguna criatura que le dispute el puesto. El mayor asesino de la tierra es el hombre y hasta mata por deporte. El depredador mata para sobrevivir; el hombre es auto destructor y es consciente del asesinato que está cometiendo. El, se ha convertido en el voraz destructor de la fuente natural de su propia vida, en su afán por superarse y, que en cierta forma se siente un poco Dios; creador, inventor, transformador, dueño de la vida, patrón del universo, se olvida que todas las cosas en la naturaleza no están hechas por azar, que cada especie ocupa su lugar en la rueda de la vida, que cada una tiene un rol.

Max Alfredo Berenfeld

Director.
Lic en Ciencias Sociales y Periodismo.
Integró 16 redacciones de medios gráficos de la ciudad de Formosa y de otros puntos de la Argentina, además de otras dos en Asunción, Paraguay.
Fue jefe de Redacción de los ultimos tres diarios en los que se desenvolvió.
Miembro de FOPEA.
Tiene 29 años de ejercicio de periodismo gráfico.
En la faz pública, se desempeñó como jefe de Prensa, del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Formosa, durante 12 años.

Te puede interesar