OLIVERA PIDIÓ LA REAPERTURA “URGENTE Y CONTROLADA” DEL COMERCIO EN FORMOSA

LOCALES 03 de mayo de 2020 Por DE N/REDACCION
El concejal Fabiàn Olivera consideró “calamitosa la caída de las actividades económicas” de la ciudad, y sugirió a las autoridades provinciales un “urgente plan de recuperación, basado en una reactivación ordenada, controlada y metódica”. “No veo porque no pueden abrir los negocios que venden motos, o las peluquerías y los lavaderos”, dijo al ejemplificar su mirada.
tapa

“Los formoseños no podemos menos que sentirnos satisfechos con los resultados del mecanismo de aislamiento y restricción social que se mantiene en Formosa; los números son tan elocuentes como justos a la hora de evaluar los resultados. Mientras en gran parte del país se lidia contra los infectados y las muertes, oficialmente acá no existe ni lo uno ni lo otro”, contextualizó.
“Por el otro lado, quien carga con el peso del procedimiento es el sector privado, muy particularmente el comercio, en la gran mayoría de sus rubros”, advirtió.
“En Formosa todo se circunscribe al dinero que pone en circulación el Estado a través de sus empleados, mayormente, y el comercio con sus trabajadores, un escalón más abajo”, amplió.
“Decenas de locales comerciales están al borde de la quiebra, en un momento donde la experiencia ya demostró en que consiste la lucha contra el coronavirus, y sobre todo, ya adquirió la templanza para soportarla; hoy el encierro es una medida que bien puede persistir con la reapertura de algunos rubros, sin por ello resentir el protocolo de seguridad”, consideró.
“Uno de esos rubros es el comercio de motocicletas que como muchos otros se mantiene cerrado, complicando la situación financiera y el sostenimiento del negocio, ya que los ingresos fueron reducidos a cero y los vencimientos de obligaciones siguen llegando”, puntualizó.
“Me reuní en los últimos días, con algunos empresarios de este rubro, y coinciden que se trata del vehículo más económico, versátil, y de más bajo costo de mantenimiento, y que además, por su modalidad de conducción y el equipamiento que el usuario utiliza, facilita el cumplimiento de la medida vigente”, rescató.
“Además, la actividad de los concesionarios, es de por sí de escasa afluencia diaria de público en los locales, y las dimensiones estructurales donde se mueven son espaciosas, ventiladas y cómodas”, subrayó.
“Creo que se impone una urgente reacción de nuestras autoridades para comenzar a recuperar la economía privada, permitiendo la reapertura del comercio de motos; del mismo modo, de las peluquerías, los lavaderos, las concesionarias de autos, y muchos otros rubros que podrían regresar al trabajo, bajo un régimen de seguridad y cuidado, que, sobre todo, vigile las normas que en todo este tiempo se vinieron aplicando para que el enemigo se mantenga lejos”, reafirmó.
“Muchos rubros se reabrieron, como los corralones de venta de artículos para la construcción, y los talleres de automóviles; por eso no encuentro lógica que no se proceda del mismo modo con otros rubros; de otro modo parecería que existe una decisión política para privilegiar a unos pocos, permitiendo la muerte financiera de muchos otros”, planteó.

Te puede interesar