SOLO TIERRA CONTRA EL VIRUS EN PALO SANTO

LOCALES 03 de mayo de 2020 Por DE N/REDACCION
El intendente de Palo Santo, Raul D`Zakich volvió a dar muestras de su capacidad e ingenio para resolver las adversidades que la gestión le presenta, y para restringir el transito vehicular en el pueblo, clausuró varias calles con grandes montículos de tierra.
01

El protocolo nacional de seguridad establecido para enfrentar a la pandemia del coronavirus permite a los intendentes municipales adoptar las medidas que crean más adecuadas para garantizar el objetivo general. La cuarentena, en todo este escenario, juega un papel muy significativo, porque mantiene alejadas a las personas, mientras que la distancia social que se utiliza para los espacios limitados hace un aporte considerado clave.
Pero la cuarentena genera otros problemas en una sociedad habituada a una vida sin restricciones y marcada por una cultura donde determinadas actividades tienen un fuerte arraigo histórico.
En Palo Santo, el jefe comunal recurrió a un método tan básico como efectivo para frenar a quienes intenten oponerse a las medidas de seguridad que buscan la protección del conjunto. 
Raúl D`Zakich limitó la circulación de automóviles y motocicletas, tanto para el ingreso al pueblo como para quienes habitan esta comunidad del centro oeste provincial. Mandó a descargar tierra en varias calles, formando grandes montículos, con los que el transito se tornó imposible.
La medida resultó efectiva para restringir el transito vehicular, de modo que muchos palosanteños solo pueden movilizarse en bicicletas o caminando para continuar con su vida, mientras las autoridades institucionales se muestran satisfechas con su aporte a la seguridad de los vecinos con una medida elemental y efectiva.
No es la primera, ni la segunda vez que el funcionario da muestras de capacidad y creatividad. A principios de abril mandó temprano a un grupo de obreros a acomodar decenas de sillas frente al único cajero automático que tiene el pueblo, para que los vecinos aguarden cómodos su turno de acceder al dinero que fueron a buscar; También armó para ellos un grupo de mujeres que se encargó de ofrecer un caliente cocido con leche y pan. Así, la espera de los palosanteños fue mucho más relajada, y también amenizada con un suculento aporte gastronómico.

Te puede interesar