Auditan la gestión de Decima y crece la duda sobre el regreso del ministro a Desarrollo Humano  

LOCALES 06 de mayo de 2020 Por DE N/REDACCIÓN
Profesionales y auxiliares de la salud aun no cobraron el bono prometido por el presidente Fernández. La medida fue de 30 mil pesos, pero en Formosa se redujo a 20 mil. En medio de auditorías y despidos, surgen muchas dudas sobre el regreso del licenciado colaborador del gobernador Insfran.
jose-luis-decima

Se trata de uno de los sectores más numeroso de la administración pública provincial compuesto por trabajadores de Desarrollo Humano, hospitales, salas y centros de salud como también los privados que no se quedaron en sus casas por la cuarentena, sino que trabajaron cada uno de los días, exponiéndose por la pandemia no percibió el adicional prometido. Aparentemente se habían confeccionado listados que luego serían enviados al ANSES quien liquidaría el beneficio, pero finalmente esto no ocurrió y las expectativas de los trabajadores de la salud se vieron frustradas respecto de recibir un extra en sus magros sueldos.
La administración de Alberto Fernández ya giró 977 millones de pesos a Formosa, con Aportes del Tesoro Nacional (ATN) para mitigar los efectos del coronavirus, del paquete de 120.000 millones prometidos para el conjunto de jurisdicciones que se usarán para la emergencia sanitaria.
En el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia, desde el Gobierno nacional anunciaron a fines de marzo el pago de un bono de $30.000 para 750.000 trabajadores de la salud, que incluye a médicos, enfermeros, técnicos especialistas y todo tipo de personal sanitario y administrativo del sector.
La orden presidencial llegó a Formosa, pero tal vez los 1.200 kilómetros de distancia, distorsionaron los detalles, porque el gobernador Insfran dispuso el pago sólo de 20 mil pesos que aún no se efectivizaron en ninguno de los cuatro tramos prometidos.
También, el gobernador dispuso el pago de una bonificación extraordinaria de $5.000 al personal policial que realiza tareas vinculadas a la emergencia por coronavirus, que se efectivizó la semana pasada.

DESPIDOS Y AUDITORIAS
En las últimas horas, varios organismos públicos se vieron sorprendidos por la presencia de ejércitos de profesionales contables, quienes, por sorpresa, auditaban las administraciones del IASEP, del Ministerio de Desarrollo Humano, Laformed y del Hospital de Alta Complejidad. Al mismo tiempo que las computadoras eran rigurosamente inspeccionadas, comenzó el despido de hombres de confianza del ministro José Luis Decima, de aparente licencia por una dolencia cardiaca. Este cuadro pone en duda su regreso. Las investigaciones contables y la separación de sus colaboradores, hacen suponer otro estado de cosas, pero en la administración provincial, siempre se impuso la resolución a oscuras de las situaciones, buscando, tal vez, morigerar los efectos políticos de las malas decisiones, como si se tratara del manejo de una hamburguesería o una boutique, y no de un organismo público.
Profesionales identificados con remeras de la Unidad de Compras de Productos e Insumos Medicinales (UCPIM), que pertenece al Ministerio de Economía tienen a su cargo las auditorías.
En medio de la brutal interna que subyace en la segunda línea del Gobierno provincial, este escenario es visto como una victoria política del ministro Jorge Ibañez, al que hoy identifican con un poderoso perfil de funcionario técnico y ordenado.
Decenas de mensajes vía WhatsApp abarrotaron los celulares de los formoseños este martes, describiendo una administración poco menos que macabra de Decima, e incluso fue responsabilizado de millonarios negociados que erosionaron la respuesta sanitaria del Estado.
Los textos telefónicos eran acompañados de planillas y fotos, avalando las acusaciones, en una irrefutable muestra de una campaña de desprestigio, más allá del resultado de las auditorías.

Te puede interesar