Hasta el Estado especula con el precio de la banana y la desesperación del productor

LOCALES 09 de junio de 2020 Por DE N/REDACCION
Operadores del Gobierno provincial se aprovechan del angustiante momento que viven los bananeros y ofrecen precios viles para comprar la producción local, en un momento donde la demanda es pobrísima debido al ingreso descontrolado de la fruta proveniente de Ecuador, y también a un extraordinario rendimiento en las chacras formoseñas.
banana montaje (2)

Mientras en la zona bananera de Richo He He, los operadores oficiales ofrecen 150 pesos por cada cajón de la banana que vendrá a la capital para el armado de los bolsones del Plan Nutrir, en Laguna Naineck, ese valor desciende a 100. La diferencia radica en que, mientras en el primer Municipio el productor entrega la banana, pero deberá esperar el pago, en la jurisdicción que administra Julio Murdoch, la transacción es de contado.
“Lo mínimo ideal debería ser 25 pesos el kilo para hablar de rentabilidad y así sostener la producción con buena calidad e inocuidad, manteniendo la posibilidad para ser más competitivo y de ampliar rápidamente el área del cultivo”, explicó hace pocas horas un productor de El Recodo, luego de entregar decenas de cajones de banana.
El planteo del bananero formoseño lleva la caja de la amarilla fruta a poco más de 500 pesos, una cifra muy lejana de la que hoy reciben en el pulmón agrícola formoseño. Sin embargo, el precio de la banana en la ultima etapa de la cadena de venta se desmoronó considerablemente en los últimos días en la capital provincial: en el Mercado Frutihortícola, los feriantes comercializan la docena a 60 pesos, pero la caja fue adquirida en 400; de nuevo una estrepitosa diferencia entre lo que recibe el productor y que termina por abonar el vecino formoseño.
Por el otro lado, en uno de los locales de la Cadena Cáceres se ofrece la banana ecuatoriana a casi 110 pesos, y la local a unos 70; en cada kilo entran entre siete y ocho bananas.
Lo dramático e indignante del cuadro radica en que es el propio gobierno quien sale a especular con los precios, cuando se espera una conducta protectora y justa de parte del Estado.
El Gobierno provincial no deja pasar ocasión sin pavonearse de los beneficios integrales del Plan Nutrir, donde ubica a toda una cadena de favorecidos; sin embargo, acaba de demostrar que también se pone del otro lado del mostrador, sin que le importe la pobreza del productor.
Las autoridades provinciales, tan celosas últimamente de lo que consumen los formoseños debieran preocuparse del incumplimiento de la resolución 99/94 que prohíbe el ingreso de bananas que no cumplan con los requisitos fitosanitarios especificados, De igual forma la resolución 520/2005 que extendió esa exigencia a las provincias de Formosa y Misiones, en razón de que los volúmenes que ingresan a través de su frontera provienen de Paraguay y Brasil, en cuyos territorios se encuentran plagas de gran importancia, ausentes en nuestro país.
Hoy, la fruta foránea se ofrece a un precio extrañamente bajo en el mercado local, pero lo que más sorprende es la completa ausencia de controles oficiales, al provenir de Ecuador, un país atravesado por el coronavirus, con cientos de muertes diarias. La administración de Alberto Fernández sigue la misma política que sus antecesores: completo desinterés con la producción local, pese a la estrepitosa caída de las ventas en un momento de superproducción.
Los productores locales de banana están muy preocupados por la enorme caída de la demanda, de la que responsabilizan al ingreso masivo y descontrolado de la fruta amarilla proveniente de esa Naciòn.
“Por día salen entre tres y cuatro camiones, cuando lo que necesitamos para atender la cosecha es llegar a los diez, estimativamente”, advirtieron desde la Federación Agraria Argentina (FAA) de Laguna Naineck, tras revisar el escenario productivo proveniente del corazón bananero de Formosa.
“Esta situación es doblemente preocupante: por un lado, se repite la historia de siempre, con una administración nacional que nada hace para regular el ingreso, lo que hoy pone de rodillas a la producción bananera, concentrada en Salta, Formosa y Jujuy; y, por el otro, ignora lo que ocurre en Ecuador con el coronavirus y los riesgos sanitarios para el consumidor argentino”, consideró.
“Si esto sigue así, en los próximos días volverán a circular las mismas imágenes del año pasando, con productores dando de comer a las vacas y a los chanchos nuestra banana, exclusivamente por la ausencia de políticas protectoras de las economías regionales”, adelantó.

Te puede interesar