EL GOBIERNO PERDIÓ SU SALUD

LOCALES 13 de junio de 2020 Por de n/redaccion
Mientras el IASEP acaba de incorporar a su flota, tres poderosas Hilux, valuadas en unos tres millones de pesos cada una, en el área Emergencias del Hospital Central no hay suficientes reactivos para coronavirus y trajes sanitarios para el personal médico que desarrolla sus actividades en un lugar tan delicado para la salud.
discriminacion
En ambos lados, los policías lucen un traje tricapa, en el medio el personal de limpieza tiene un descartable.

Entre desesperado, angustiado y preocupado un médico vomitó su impotencia: “En el área de emergencias del Hospital Central, ubicado sobre la calle Salta y Mitre no hay trajes sanitarios suficientes para el personal médico y no médico allí apostados”.
Pese a su experiencia en la actividad y al extenso tiempo dedicado al campo profesional en el establecimiento público no pudo controlar sus emociones, y sin bajar el tono, redondeó: “Tampoco hay suficientes cantidades de test de laboratorio para Covid 19, hoy auge de la pandemia”.
“El director Romero Bruno está divorciado del personal de la institución pública, a raíz de haber perdido la credibilidad por el caso Rajha”, argumento.
La forma en que el Gobierno provincial distribuye sus fondos es un verdadero misterio. Lo fue siempre; pero hoy la sociedad espera un gesto más democrático a partir de los duros efectos de la pandemia, y, también de la millonaria asistencial nacional, valuada en unos 2.600 millones de pesos.
Lo ocurrido en el Centro Juan Pablo II puso al descubierto las limitaciones logísticas de la política provincial para atender la pandemia; los videos que circularon en las redes en los últimos días, en medio de los casos positivos de coronavirus, incluyendo a la médica que contrató el Estado para trabajar en el área sanitaria conteniendo el bacilo, son justificativos suficientes de la precariedad formoseña en la materia.
Circulan videos del interior de los pabellones, con detalles certeros de los espacios extremadamente reducidos que comparten sus moradores en la cuarentena, mientras se quejan de la falta de información de todo tipo.
Algunas imágenes tomadas con celulares en el interior del edificio religioso ubicado en las afueras de la ciudad, mostraron a varios policías mezclados con el personal de limpieza y de cocina, luciendo ropa muy distinta: mientras los trabajadores de la fuerza se mostraban en trajes sanitarios auténticos de tela tricapa que pueden volver a ser usados hasta en cinco oportunidades, y son los más costosos, los demás sólo usaban ropa descartable, de uso único. Todo un símbolo de la discriminación, del desinterés, y de desapego a un protocolo que debiera ser extremadamente riguroso, si se pretende lograr un resultado determinado.
Si bien en el Juan Pablo, la gente de limpieza y de cocina pertenece al Obispado, el distanciamiento persiste en el Hospital Central, donde se aplica el mismo criterio con el personal de limpieza, con una mayoría de mujeres jóvenes, quienes encaran su trabajo diario sin trajes sanitarios. “Son Los más vulnerables del hospital”, admitió una médica del establecimiento, aunque no fue necesario recurrir a su opinión para entenderlo: el sentido común lo corrobora.
Es muy grave la situación sanitaria de la gestión pública sanitaria de Insfran; Formosa no es territorio saludable hoy. Con la salud no hay márgenes, un error puede ser una vida que se apaga.
El Gobierno provincial se ufana de compartir, al detalle, la información que obtiene de lo que viene ocurriendo con el coronavirus en el territorio que administra, pero claramente mantiene en el extremo secreto el destino de los fondos que el presidente Alberto Fernández envió para atender lo referente a la pandemia.
La reciente adquisición de tres poderosas Toyota para el IASEP es una muestra de por donde pasan las prioridades sanitarias del Gobierno provincial. La falta de medicamentos, los créditos restringidos, las deudas y la incertidumbre con los prestadores, entre muchas otras situaciones son justificativos básicos como para no decidir un millonario desembolso, sin antes atender las urgencias de base para los afiliados.

Te puede interesar