Olivera volvió a reprochar el desinterés del gobierno con quienes no tienen una casa propia

LOCALES 09 de octubre de 2020 Por DE N/REDACCIÓN
El concejal Fabián Olivera volvió a reunirse con pobladores de asentamientos poblaciones muy precarios de la ciudad, renovó sus fuertes críticas contra “la informalidad y la improvisación” con que se maneja el Gobierno provincial en la materia, y advirtió que la reciente convocatoria a inscripción fue “una burda fachada armada para esconder la realidad de fondo”.
tapa

“Si el gobernador Insfran o el administrador del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) creen que con este nuevo empadronamiento van a apagar el enorme incendio que existe en los sectores más vulnerables están muy equivocados”, reparó el legislador comunal de la UCR.
“No quiero detenerme en el método restrictivo y discriminatorio usado para llamar a los nuevos interesados, porque de eso ya se levantaron en las redes sociales miles de voces lo suficientemente claras y contundentes, pero si en el clamor de quienes siguen padeciendo las mentiras y el desinterés de funcionarios atornillados en sus sillones, animados por el adulador de turno, sólo para construir un relato completamente irreal, usado principalmente en los medios que manejan”, afirmó.
“El IPV jamás informó, en los últimos años, como está constituido su padrón de inscriptos; la razón reside en la necesidad de esconder los números de una carencia muy básica en la provincia, y que pone sobre el tapete la incapacidad de este gobierno para dar respuestas concretas a las familias sin casa propia”, dijo Olivera.
“Con el concejal Daniel Caballero fuimos convocados por decenas de familias de los barrios Lote 111 y Lisbel Rivira, quienes se mostraron de nuevo indignados ante lo que consideraron una burla de parte del Gobierno provincial”, reveló.
“Muchos de ellos viven como animales, en medio de la suciedad, compartiendo entre muchos pequeñísimos ambientes; se reúnen entre familias y comparten lo poco que logran reunir para preparar el plato de comida del día; es la gente que fue traída acá con la promesa de una unidad habitacional”, describió.
“En estos lugares uno comprende cuán grande es la mentira gubernamental cuando proclama que los únicos privilegiados son los niños, o los supuestos programas para atender a las mujeres y a los ancianos”, añadió.
“Todos saben que en la ciudad hay miles de viviendas abandonadas, y que ese número representa más que la demanda; pero puede más la insensibilidad o la mala política, aparentemente; de otra manera no puede entenderse porque no se recuperan esas unidades y se adjudican a sus verdaderos propietarios”, consideró.

Te puede interesar