Olivera volvió a pedirle al gobernador que acabe con su “capricho” sobre los varados

LOCALES 19 de noviembre de 2020
“Son miles los formoseños que viven atados a un antojo político de Gildo Insfran; no ve a familias sufriendo hambre, incomodidades terribles, angustias extremas, y una larga lista de interminables penurias, para él se trata de votos en contra”, reflexionó.
OLIVERA TAPIS

El concejal Fabián Olivera volvió a considerar que el escenario social que genera la pandemia, “moldeado hábilmente por las restricciones impuestas” por el Gobierno provincial, agiganta el objetivo político de máxima del peronismo”, y como lo dijera hace pocas semanas, el “proyecto, visto desde adentro, pretende una comunidad callada, condescendiente y aplaudidora”.
“Como muchos, aprecio el cuadro sanitario que existe en Formosa con el coronavirus, y lo atribuyo al protocolo nacional, al que, en muchos aspectos, adhiere nuestra provincia”, marcó.
“Sin embargo, lo que ocurre con los miles de formoseños que intentan regresar está relacionada con una decisión política, adoptada estratégicamente que, para nada tiene en cuenta las angustias, las necesidades básicas y sanitarias, y económicas de los varados y sus familiares que esperan”, planteó.
“Los que tratan de volver, son comprovincianos que abandonaron su tierra asqueados por el modelo intolerante y la falta de oportunidades laborales y de crecimiento personal y familiar”, apreció Olivera.
“La pandemia y el llamado de los familiares, en la gran mayoría de los casos, hace que ahora pretendan volver, pero se encuentran con una restricción adoptada para ellos por quienes saben que se trata de personas que no comulgan con los ideales políticos del peronismo; no son votos a favor, más bien son votos en contra”, sostuvo.
“Y, también, se trata de quienes conocieron otras sociedades, otras culturas, otras maneras de vivir, y de pensar; un escenario bien distinto al de Formosa. Y lo harán saber acá, promoviendo de distintas formas, que existen alternativas, que acá cercenan derechos, restringen libertades básicas, imponen el miedo y la billetera, si es necesario”, amplió.
“En el medio quedan las familias que esperan al hijo, al nieto, al hermano que se fueron en busca de una mejor vida, pero viven angustiadas porque el familiar está varado, por tiempo indeterminado en la frontera, mientras se usa todo tipo de mentiras para evitar el ingreso formal, apelando al triunfo por cansancio; la cuestión es no permitir el regreso de quienes representan un potencial enemigo político”, reafirmó.

Te puede interesar