EL DIPUTADO CARBAJAL EXIGIO EL FIN DEL ESTADO POLICIACO EN FORMOSA

LOCALES 21 de enero de 2021 Por Max Alfredo Berenfeld
Se mostró sumamente disgustado ante las diarias denuncias que viene recibiendo de distintos lugares de la provincia, acusando a efectivos de la Policía formoseña de “actos de agresión, maltratos y reacciones propias de quienes actúan al margen de la ley y no en defensa de ella”. Relató un reciente caso ocurrido en El Colorado que mantiene muy sobresaltada a la población lugareña.

“En todo caso si acá hay un estatus sanitario exitoso, no será por las decisiones de los profesionales de la salud y sus auxiliares, sino por la voluntad política de dejar en manos de la fuerza policial la estrategia decidida para enfrentar a la pandemia del coronavirus”, advirtió el jefe de la bancada opositora de la Cámara de Diputados, Ricardo Carbajal.                                                                                                                         “Todos los días, recibo denuncias de terribles ataques policiales en los pueblos de la provincia, y en la propia capital; no se limitan a casos contra los naturales que últimamente vienen siendo los más perseguidos, sino a personas comunes que, por razones cándidas o prácticamente inexistentes terminan en un calabozo, golpeadas y con una causa judicial encima”, dijo Carbajal.
“Hace pocas horas se dio un caso extremadamente indignante que caló hondo en miles de vecinos de El Colorado, cuando una comisión policial concurrió a una cancha de paddle y a los gritos, el oficial a cargo del grupo pidió la presencia del propietario del lugar. El dueño vino pocos minutos después, y tras un breve intercambio de palabras, escuchado por los pocos presentes, todo se limitó a duras agresiones verbales de los uniformados que apelaban a la orden emanada del propio gobernador Insfran para actuar”, dijo Carbajal.
“Ante la sorpresa del joven dueño del lugar, uno de los efectivos lo tomó del cuello, mientras tres de sus compañeros apresaron sus miembros para arrastrarlo hasta la caja de la camioneta que esperaba afuera”, agregó.
“Poco después supe que le iniciaron una causa al muchacho por incitación a la violencia; una burla total”, subrayó.
“La Policía de la provincia de Formosa, como corresponde en un Estado democrático es la fuerza de seguridad encargada de mantener el orden público y la seguridad de los ciudadanos mediante el uso de distintas herramientas cívicas y sociales, entre las cuales, la imposición debiera ser el último dispositivo para establecer el orden público”, planteó.
“En la literatura, el mejor ejemplo de Estado policial es el que se plantea en la novela de George Orwell 1984, que describe un régimen totalitario que utiliza la excusa de guerra constante para permitir que la policía y las cámaras de seguridad controlen a toda la población”, ejemplificó buscando establecer una analogía con la provincia. “Para el marxismo la policía es parte del aparato represivo del Estado, el cual funciona mediante la violencia, ya sea física o no,  y es un instrumento de la clase burguesa dominante mediante la cual esta se asegura su poder;  o el discurso foucaultiano, que sostiene que la policía y el sistema penal son instituciones de poder que no se proponen eliminar el crimen sino controlarlo dentro de ciertos límites y hacer uso de él según sus propios intereses”, repasó, siempre intentando ubicar a la Policía formoseña entre las fuerzas que privilegian el abuso del poder, apelando al apoyo institucional.
“Cuando los nazis llegaron al poder, en enero de 1933, muchos policías permanecieron escépticos con respecto al partido y sus intenciones. La agitación nazi, especialmente en los últimos años de la República de Weimar, había sido subversiva y la policía había investigado con vigor tanto a los nazis como a los comunistas. Sin embargo, Hitler se hacía pasar por un campeón del orden público y afirmaba que conservaría los valores alemanes tradicionales. La policía y muchos otros conservadores esperaban con ansias la ampliación del poder policial prometido por un Estado centralizado fuerte, acogieron el fin de las políticas faccionarias y aceptaron la finalización de la democracia”, historió.
“Hoy acá, a la Policía le hacen creer que sus hombres son los dueños del estatus sanitario, entonces están envalentonados y empoderados de que pueden hacer cualquier cosa”, acotó.
“El gobernador tiene que parar urgente esto, y, para ello, es determinante que retire de la escena a su ministro de Gobierno, exclusivo responsable de este estado de cosas”, acusó.

FOTO. En los fondos de esta propiedad ubicada en pleno dentro de El Colorado, están las instalaciones deportivas donde la Policía atacó al propietario del lugar apelando a una inusitada agresividad que fue corroborada por los presentes.

Max Alfredo Berenfeld

Director.
Lic en Ciencias Sociales y Periodismo.
Integró 16 redacciones de medios gráficos de la ciudad de Formosa y de otros puntos de la Argentina, además de otras dos en Asunción, Paraguay.
Fue jefe de Redacción de los ultimos tres diarios en los que se desenvolvió.
Miembro de FOPEA.
Tiene 29 años de ejercicio de periodismo gráfico.
En la faz pública, se desempeñó como jefe de Prensa, del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Formosa, durante 12 años.

Te puede interesar