EL GORDO NO LE ERRA TANTO CUANDO VE OBJETIVOS ELECTORALES EN LA OPOSICION

LOCALES 25 de enero de 2021 Por DE N/REDACCION
Buryaile dijo que participó formalmente de una presentación formal ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en defensa de los formoseños victimas del sistema sanitario de Formosa: MINTIÓ. Miembros de las dos organizaciones que citó para justificar su participación, desmintieron al legislador. En el portal de la CIDH tampoco aparece firmando la demanda.

El diputado nacional, Ricardo Buryaile, se anotó en la presentación que efectuaran dos organizaciones no gubernamentales ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en favor de ciudadanos de Formosa, víctimas del autoritario programa sanitario de Formosa ante la pandemia.
En los últimos días, el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) y Bases Republicanas presentaron un pedido de medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en favor de los ciudadanos de Formosa por las múltiples violaciones a los derechos humanos perpetrados por el gobierno de la provincia de Formosa.
Pocas horas, después, a través de su cuenta personal en Facebook, el diputado nacional Ricardo Buryaile sorprendió con el siguiente texto: “Los legisladores nacionales, provinciales y municipales de Juntos por el Cambio, Ricardo Buryaile, Osvaldo Zarate, Enrique Ramírez, Mirna Molinas, Adrián Malgarini en conjunto con las organizaciones de la sociedad civil BASES REPUBLICANAS y CADAL presentaron un pedido de medidas cautelares ante la COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS (CIDH) en favor de los ciudadanos de Formosa por las múltiples violaciones a los derechos humanos perpetrados por el gobierno de la provincia de Formosa”.
El texto ahonda en varios aspectos vinculados con el escenario social local surgido del autoritario programa sanitario imperante en la provincia, con la Policía actuando con extrema rigurosidad, y muchas veces actuando al filo de la ley.
Este medio dialogó con miembros de CADAL y Bases Republicanas, quienes revelaron el apoyo del diputado nacional en el suministro de información, pero negaron rotundamente la participación del exministro de Mauricio Macri en las presentaciones planteadas ante la CIDH. Fue una gran puesta en escena de Buryaile, en connivencia con los legisladores de su espacio, la publicación en las redes.
Cuando el superministro Gonzàlez dice que la oposición solo persigue intereses políticos o electorales no le erra tanto, Buryaile contribuye con el discurso del regordete funcionario. Pero no es lo peor: deja el olor a podrido en una amplia franja de dirigentes que trabaja por otros objetivos, no tiene los calzones tan sucios, ni está en la búsqueda permanente de arrancarle la idea al otro.
Es el mismo formoseño que engañó, personalmente, a los productores del norte formoseño, a quienes, asimismo, trabó toda gestión en la Capital Federal mientras, desesperados, buscaban abrir mercados para la banana, o la obtención de fondos con destino a pequeños emprendimientos agrícolas. Para el frustrado ministro macrista, una razón de interna política era suficiente para que miles de pequeños agricultores formoseños no reciban ningún apoyo nacional.
Claramente se trata de una práctica frecuente, con un fuerte sesgo genético, tal vez. De otra manera no puede entenderse que apele a este tipo de engaño, involucrando a todo su cuadro dirigencial, cuando la sociedad formoseña vive momentos dramáticos, llenos de incertidumbre y temor. Tanta frialdad y creatividad, atravesada por una osadía que nadie puede justificar en un legislador del pueblo, se emparenta con la necesidad de recurrir a un poderoso champú, y no para asear la parte superior de la cabeza, precisamente, sino para cambiar el perfume de lo que aparece cubierto más abajo.

Te puede interesar