Para Carbajal, la “escuela fantasma” reafirma la falta de rumbo de la educación pública de Formosa

LOCALES 15 de marzo de 2021 Por DE N/REDACCION
El diputado provincial, Ricardo Carbajal, insistió con la “presencia reiterada de un discurso tan engañoso como peligroso” que pretende hacer creer a los formoseños que la “educación es una cuestión de Estado, y que ella encabeza la agenda de prioridades del gobernador Insfran”.

“Sabíamos de la presencia de este esplendido edificio escolar enclavado en pleno monte formoseño, destinado a chicos del Kilómetro 210; lo veníamos siguiendo, pero al visitarla la realidad superó todo contexto”, dijo en referencia a la Escuela 54 que terminó de construirse hace unos cinco años, pero aún permanece sin ser inaugurada, porque la demanda escolar es completamente nula.
“Este pequeño hecho ilustra lo que denunciamos siempre: en Formosa no hay ningún proyecto de provincia, el único proyecto que acá hay es la obra pública como justificativo formal de un negocio que seguramente reparte dividendo entre los de siempre, y a nadie le importa las consecuencias de una obra mal hecha, innecesaria o, directamente no ejecutada”, denunció el jefe de la bancada opositora en la Legislatura provincial.
“Este local luce casi completamente tapado por la vegetación que naturalmente lo invadió en los últimos cinco años, el lustro exacto de vida que tiene”, describió.
“No va nadie, no tiene alumnos, está en el campo. Esto es así porque lo que se privilegia es la cartelización de la obra pública, no la necesidad de la gente. El tema es hacer la escuela para generar algunas monedillas”, reafirmó.
“Así como durante la década perdida, en la provincia de Santa Cruz se hacían caminos que no llevaban a ninguna parte, acá se construyen escuelas para matizar los techos azules con el verde del campo”, ironizó.
“Nada más pensar en los costos de una obra que incluye vivienda de servicios, dos aulas, dirección, SUM, cocinas, despensa, vivienda, baños, puente acceso, playón polideportivo; casi mil metros cuadrados de ejecución para que simplemente se vaya deteriorando, producto del no uso; es indignante, una vergüenza, y sobre todo una gran falta de respeto a los docentes”, reflexionó.
“Sería un gesto de respeto que el Gobierno provincial salga a explicar las motivaciones que tuvo para pensar una obra de esta naturaleza en un lugar donde no hay alumnos; porque no hay gente, porque la mayoría abandonó la zona para radicarse en la capital o en los pueblos vecinos, porque el campo se volvió inviable con estas políticas provinciales”, argumentó.
Este tipo de actos demuestra la ausencia de políticas públicas en un tema tan delicado y tan significante para el crecimiento de una sociedad, y reafirma la mentira reiterada del modelo provincial”, reiteró Carbajal.

Te puede interesar