Cacique de El Potrillo divulgo las penurias de la colonia y dejó en evidencia las mentiras oficiales

LOCALES 15 de marzo de 2021 Por DE N/REDACCION
Los frecuentes discursos alabando las políticas de protección a los aborígenes, incluyendo grandes inversiones en obras públicas para la atención sanitaria, habitacional y escolar, y la existencia de una sensibilidad particular hacia los pueblos originarios de Formosa, chocaron de frente con un manifiesto de Celso López, principal referente de ese vecindario ubicado en el extremo oeste provincial.

En un minucioso texto, el cacique aborda los problemas con la salud pública, con la educación pública, con la Policía y con la Justicia, y con el agua potable. El prólogo del escrito resume el origen de los problemas, y aprieta el dedo sobre una llaga que el Gobierno provincial siempre se mostró incapaz de corregir: “Está claro que hay muchas organizaciones o instituciones públicas dentro de El Potrillo, sólo que se debería averiguar más sobre el funcionamiento de cada una de ellas, ya que está claro que hay muchas irregularidades dentro de las mismas”.
Al abordar los problemas vinculados con la salud pública, López enumera estos hechos: “Cuando una persona tiene una urgencia debe esperar muchas horas para ser atendida; cuando se requiere una ambulancia, puede tardar muchas horas en llegar; cuando internan a una persona, los médicos no dan información precisa; cuando fallece una persona con problemas de salud no muy graves, no se explica bien la causa de la muerte; las mujeres son las más desatendidas porque tienen problemas con el idioma, no entienden bien, tampoco hablan bien el español; falta un poco más de capacitación con el personal de salud en el trato hacia los pacientes, ya que hay mucho destrato hacia los varones y las mujeres que quieren tratarse en el hospital.
Según el cacique de El Potrillo, en esta colonia aborigen “se observa mucho la falta de calidad educativa, debido a que muchos jóvenes que estudian y después salen con muy pocas capacidades; la mayoría de las escuelas tiene a docentes no aborígenes; debería existir más seguimiento por parte de las autoridades educativas”.
En un aparatado dedicado a la Justicia, advierte que “durante mucho tiempo, han ocurrido muchos fallecimientos de personas que no se entienden los motivos de su deceso, porque nunca nadie se hizo cargo de ellas”.
Respecto del agua potable, el cuadro es el siguiente: “En esta localidad se encuentra la planta potabilizadora de agua, de la cual muchas comunidades dependen; siempre que hubo alguna falla en las maquinas, las consecuencias son padecidas por todos; la calidad del agua no es buena, es muy salada”.

Te puede interesar