Escándalo en la UNaF, alerta un contubernio entre el poder político local y la Justicia Federal

LOCALES 21 de marzo de 2021 Por Max Alfredo Berenfeld
Quedó al descubierto un notorio desinterés de dos fiscales y dos jueces nacionales, para actuar en una denuncia cargada de contundentes pruebas que acreditan la comisión de groseras irregularidades en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de Formosa. Si bien en las últimas horas, se produjeron algunas actuaciones, las mismas no hicieron más que fortalecer los fuertes interrogantes sobre el matrimonio.

Todo se desencadenó, cuando un estudiante sin historial académico desde 2017, reapareció sorpresivamente el 14 de diciembre de 2020 y aprobó nueve materias en un solo turno de exámenes. Varios jóvenes aseguraron que este cerebro jamás fue visto cursando varias de las asignaturas que ahora pasó. Se habla de diez profesores involucrados, y un poderoso padrinazgo que baja del mal alto nivel de decisiones políticas.
El estudiante favorecido por estas maniobras irregulares es Miguel Ángel Villlamayor, representante de la agrupación estudiantil llamada Opción Universitaria, vinculada al riñón político del gobernador Gildo Insfran. Las maniobras que se investigan habrían sido orquestadas por una organización integrada por no menos diez docentes, no docentes y autoridades de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de Formosa. Se apunta a que los roles más destacados estuvieron a cargo de las docentes Valeria Dellamea y Patricia Velazco, quienes serían el nexo político en la Facultad de Ciencias de la Salud.
Hace pocas horas ingresó a la UNaF un oficio de la fiscal Marisa Vázquez, supuestamente interesada en los hechos, mientras en el seno del establecimiento, aun no se abrió un sumario para deslindar responsabilidades y acreditar la comisión de delitos, si correspondiere.
Según trascendió, la funcionaria federal solo pidió información muy parcial, relegando las vías correspondientes de Mesa de Entradas del Rectorado. Cómo llego a la facultad. Si la facultad estaba en fase 
“La fiscal pidió información solo de materias, todas involucradas con los docentes fuertemente acusados de conformar una asociación ilícita para promover a Villamayor”, aseguraron desde la UNaF.
“No pidió los videos Zoom, solo la planilla de inscripción a exámenes finales, actas volantes de exámenes, protocolo de exámenes virtuales, y correlatividades, El pedido fue directamente a la secretaria académica y decana, la cuna de las irregularidades”, dijo el informante.

RECHAZO TRAS RECHAZO
Sin embargo, un abogado cuya identidad se mantiene en reserva, armó una denuncia que no deja de ser rechazada por fiscales y jueces, lo que resume el temor por los efectos de las pruebas, o una connivencia con el poder político de Formosa, lo que los obliga a evitar la investigación
La primera denuncia se presentó el 8 de marzo, por correo electrónico ante el fiscal federal 2 de Formosa,  Luis Benítez, luego de insistentes llamados al 4424185 para que  el funcionario autorizara la demanda en forma presencial, acompañando la prueba audiovisual, consistente en veinte horas de video, lo que robustece la conjetura de una asociación ilícita dedicada al tráfico ilegal de materias y calificaciones, con la finalidad última de otorgarle a Villamayor el título de Licenciado en Nutrición en forma irregular.
Las gestiones telefónicas también llamando al 4429581 para obtener un turno para presentar la denuncia y las pruebas comenzaron el 2 de este mes. 
Luego de una semana de gestiones, era claro suponer que la Fiscalía Federal no estaba interesada en recibir la denuncia, por lo que la envió al correo electrónico [email protected], el 8 de marzo.  
Por razones técnicas, le resultó imposible adjuntar y transmitir las veinte horas de video en las que claramente se aprecia que los exámenes estaban arreglados antes de su celebración. Debido a tal imposibilidad, solicitó también mediante esa denuncia que se habilitara audiencia para la entrega del soporte magnético en el que se encuentran grabados los videos, junto con las fotografías de las actas de examen fraguadas, ya que para el denunciante constituyen la prueba concreta no sólo de la asociación ilícita de una decena de docentes y no docentes, sino también de la falsedad ideológica de Instrumentos públicos reiteradas en nueve ocasiones. Hasta el día de la fecha, se le sigue negando la posibilidad de presentar esa prueba.
Ante la razonable sospecha de que la denuncia estaba guardada bajo siete llaves, el 13 de marzo presentó también por correo electrónico ([email protected]) al juez federal de Formosa, un pedido para que el magistrado de avoque a la investigación de los delitos denunciados, que reciba la prueba que ninguna de las dos fiscalías federales de Formosa quiere recibir, agregando más fuentes de prueba y constituyéndose en actor civil, derecho constitucional que no se le puede negar.
Previamente, y tras dos semanas de gestiones telefónicas y por e-mail, el 12 de marzo fue informado telefónicamente que con la denuncia al correo electrónico de la Fiscalía Federal 2 de Formosa ([email protected]) se formó la actuación 49/2021 -llamativamente- de la Fiscalía Federal 1 a cargo de Marisa Vázquez, por supuestas razones de "competencia". Empero, en los sitios web oficiales tanto del Ministerio Público Fiscal (www.mpf.gov.ar) como del Poder Judicial de la Nación (www.pjn.gov.ar) hasta hoy no se ha cargado ningún registro de estas actuaciones.
Luego de tres semanas de intensas e infructuosas gestiones ante esos tres órganos judiciales nacionales, ante la total ausencia de respuestas, el denunciante presentó la denuncia, incluyendo el ofrecimiento de pruebas audiovisuales, fotográficas y documentales al juez federal 2 de Formosa, mediante correo electrónico enviado a [email protected]
El impulsor de la denuncia asegura que “nunca antes, en la historia aldeana, un raid delictivo como este estuvo tan claramente documentado en audio, en video, en documentos, en fotografías, etcétera”.  Tampoco que “jamás antes se le pusieron tantos obstáculos a un denunciante, ni a los testigos, ni a todos aquellos que pudieran colaborar con el esclarecimiento y comprobación de los hechos presentados”.  
Mientras tanto, de acuerdo con versiones que suenan fuerte, el 9 de marzo, es decir, al día siguiente de la primera presentación, varios docentes y no docentes de la Facultad de Ciencias de la Salud acusados de integrar una asociación Ilícita, de falsear ideológicamente instrumentos públicos y cometer fraude contra el Estado nacional, ya estaban anoticiados de la denuncia ¿Quién podría haberles informado con tanta agilidad?, ¿Cómo se filtró esa información de la Fiscalía Federal? ¿Habrán aprovechado la "ayudita" para intentar borrar los rastros de los delitos?
A todo esto, los integrantes de esta presunta asociación Ilícita tienen estrechos vínculos con las más altas esferas del poder político provincial. El denunciante hizo mucho más de lo que se puede esperar de un ciudadano honesto y comprometido con el cabal cumplimiento de la ley. Quizás ese sea su pecado y peor defecto. Alguna explicación habrá que hallar para justificar tanto desprecio al ciudadano y descartar cualquier sospecha de encubrimiento.
Entretanto, el estudiantado observa azorado los acontecimientos, participando activamente en las redes sociales, rechazando duramente estos hechos, y cuestionando el rol del quinto piso y la trama con la Justicia nacional que evita mancharse con el maquillaje para el que fue creado.

Max Alfredo Berenfeld

Director.
Lic en Ciencias Sociales y Periodismo.
Integró 16 redacciones de medios gráficos de la ciudad de Formosa y de otros puntos de la Argentina, además de otras dos en Asunción, Paraguay.
Fue jefe de Redacción de los ultimos tres diarios en los que se desenvolvió.
Miembro de FOPEA.
Tiene 29 años de ejercicio de periodismo gráfico.
En la faz pública, se desempeñó como jefe de Prensa, del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Formosa, durante 12 años.

Te puede interesar