Dura resistencia de bananeros ante el apriete intermediario, por el costo de la fruta

LOCALES 06 de abril de 2021 Por DE N/REDACCION
Productores del norte provincial advirtieron un fuerte hostigamiento de la cadena intermediaria para reducir el precio de la banana, mientras muchos de ellos dejaron de comercializar, disconformes con el bajo precio que pretenden imponerles para llevar las cajas a los distintos mercados locales y regionales. Advierten la presencia de varios conocidos y poderosos empresarios que actúan en la más completa informalidad, ante el desinterés de las autoridades fiscales. 

Aunque la producción es escasa todavía, los fleteros intentan imponer condiciones, mostrando los fajos de billetes, y aprovechándose de las necesidades más básicas que rodean a los hombres de campo.
En las últimas horas, muchos bananeros fueron visitados por los fleteros que, por lo general, actúan en nombre de terceros, ofreciendo precios muy bajos por la amarilla fruta. Una productora contó que, en un solo día, el ofrecimiento pasó de 400 pesos a 620, lapso en el cual se resistió a la venta, hasta que finalmente se deshizo de unos cien cajones, ya más cómoda con el último precio.
Experiencias como estas vienen siendo frecuentes en las colonias que rodean a Laguna Naineck, donde las reacciones de los bananeros son diferentes, teniendo en cuenta la capacidad de cada uno de ellos por resistir la venta ante los magros márgenes, o comercializarlos de cualquier forma con tal de llevar el dinero a los empobrecidos bolsillos.
El criterio generalizado es que el intermediario está empecinado en reducir el precio de la banana, sólo para engrosar sus beneficios, teniendo en cuenta que en los mercados de ventas el consumidor final sigue pagando lo mismo.
“Hay empresarios que hacen toda la operación por teléfono; después envían a sus camiones con un chofer llevando el dinero, y en una semana, con tres operaciones, hacen un negocio millonario”, describió el propietario de una pequeña chacra, cercana a Palma Sola.
“Seguimos siendo presas de gente inescrupulosa que se beneficia con el trabajo de otros, principalmente porque en la escala de esfuerzos y riesgos, somos los bananeros quienes más aportan para obtener el producto”, reflexionó.
“La ausencia del Estado, en este enredo, es permanente; por eso apoyo el establecimiento de un precio de referencia fijado y protegido por el Municipio, como ocurre con muchísimos productos”, añadió.
Este mismo productor, puso en tela de juicio “el real objetivo de nuestros funcionarios en todas estas operaciones de venta; nadie más que los intermediarios son los extraordinarios beneficiarios, actuando en la más completa informalidad, mientras la AFIP mira hacia otro lado”.
“Me pregunto hasta donde llegará la cadena de favores para que las autoridades se desentiendan de esta gigantesca maniobra, donde David, siempre perece ante Goliat, y los pobres sigamos siendo pobres, y los millonarios no paran de juntar billetes”, graficó.

Te puede interesar