Quedó desarmada supuesta causa que involucrara a Pijiro Barberis y a una abogada de Clorinda

LOCALES 01 de junio de 2021 Por DE N/REDACCION
Un fiscal que actuó de oficio desestimó la presencia de cualquier delito, luego de investigar supuestas gestiones del letrado para internar a la mujer por sus síntomas compatibles con el Covid, en una clínica de la ciudad. Oscuro trío involucró a un conocido dirigente radical, durante muchos años, pese a que jura entre los suyos que jamás supo que estaba siendo engañado.

Todo se había desencadenado en la segunda quincena de abril, cuando los sanatorios privados no estaban habilitados para atender a pacientes con coronavirus. Fue así que de acuerdo con trascendidos surgidos del interior del propio establecimiento sanitario, el reconocido operador y dirigente del radicalismo provincial, se habría presentado como marido de la abogada Irma Yolanda Abadie ante la recepción de una clínica privada capitalina, luego que la dama solicitara a los gritos la presencia de su “marido”.
Por su inusitada gravedad, lo ocurrido fue investigado por la Justicia provincial, aunque jamás se informó oficialmente al respecto. Es que el accionar irresponsable y falso de Barberis pudo haber generado delitos graves, principalmente, teniendo en cuenta el estado sanitario de los formoseños. Esto es así, porque el exdiputado provincial, no es marido de la Abadie, a la que en Clorinda se la vincula sentimentalmente, desde hace varios años, con el escribano Juan José Lazarte, también de la segunda ciudad.
Barberis, además,  faltó a la verdad al consignar en un instrumento público, su condición de “marido”, cuando su condición de separado está ampliamente difundida.
Pero, lo más calamitoso y condenable es que con su accionar, Pijiro, pudo haber puesto en riesgo la vida de enfermos y de todo el personal sanitario y administrativo del nosocomio al que concurrió.
No obstante, el trabajo del funcionario desestimó la posibilidad de iniciar una causa contra los abogados.
Entretanto, en Clorinda muchos vecinos aseguran que la letrada convive con el escribano hace varios años, mientras Barberis se vio envuelto en una burda situación que lo pone como miembro de un indeseable trio del que jamás tuvo conocimiento, y por el cual sigue intentando dar respuestas a sus amigos, sorprendidos porque el mismo presentó como su pareja a la mujer en forma reiterada.

Te puede interesar