Funcionario sanitario de Corrientes recomendó convivir en pandemia con libertad

LOCALES 21 de junio de 2021 Por DE N/REDACCION
El coordinador de Políticas Sanitarias del Ministerio de Salud Pública de Corrientes, Diocles Alfredo Revidatti, puso en valor el uso de los protocolos sanitarios para proteger al sector privado de la economía, y planteó que cuando arranca el contagio de Coronavirus, debe administrarse Ivermectina, “porque ayuda a reducir los riesgos”.
revidatti

“Corrientes está pasando por un momento pico en cuanto al Covid, a pesar de que esta amesetado ya que se llegó a 980 casos diarios en toda la provincia y ahora está entre 600 y 800, esto varía según el día, pero no baja”, precisó el reconocido nefrólogo al programa “Una Buena Dosis” de FM Radio Parque de Formosa, ante el columnista de la emisora, Alfredo Barberis.
“Se abrieron las escuelas en burbuja, también los gimnasios, y se empezó a tener un poco más de movilidad adentro de algunas ciudades de Corrientes: en el sur de la provincia está habiendo más cantidad de casos de Covid. En comparación, está en un 1,8/2% de muertes. Tenemos la ventaja del hospital donde se puede nuclear a todos, eso es lo que permite la baja tasa de mortalidad”, añadió.
“Los locales abren con los horarios habituales con el protocolo adecuado, cierran a las 21, y los restaurantes abren hasta las 22, los supermercados reabrieron hace un semana, cerraban a las 21; los lugares que no están abiertos son los boliches ya que son un problema controlarlos; no todos están de acuerdo con esta liberación, preocupa que haya tanta gente en el exterior, usando barbijos, son una gran cantidad de transeúntes”, detalló, defendiendo la apertura del sector comercial, coordinado por específicos protocolos.
Ante una consulta de Barberis, aseguró que “se tiene que dar Ivermectina cuando comienza el contagio, no hay demostración
relevante que muestre que preventivamente sirva consumir preventivamente durante dos semanas, lo que sí está demostrado es que cuando se toma infectado la posibilidad de internación comparado con una población que no tomo es un 20% menor que si no se hubiera hecho; se debe tomar entre dos y cuatro pastillas al día, repartidas en dos dosis. Hay médicos a favor y en contra de la Ivermectina, por eso hay varios médicos que dan el remedio y otros que no; lo mismo pasa con el plasma de convaleciente, lo que si se hace es aplicar a la mayoría de los pacientes internados en el hospital de campaña, dos dosis de suero equino ni bien son tratados; eso está protocolizado, esto ayuda con un porcentaje igual al de la Ivermectina, un 25%”, amplió el funcionario. “No existe ningún trabajo que demuestre que sirve en un 80% para el virus, pero esto aplica para todas las drogas, incluyendo los anticuerpos monoclonales que fue lo que se aplicó el expresidente Trump, por eso el punto es usar al mayor número de medicaciones de este tipo que seguramente va  a ayudar”, comparó.
“Uno de los aciertos más grandes del gobernador y del ministro de Salud tuvieron, fue hacer caso a los médicos, al invertir cuando la pandemia no había llegado a Corrientes: se empezaron a fabricar respiradores y gracias a eso y a la inversión del gobierno se llegó a tener más de 400 respiradores no utilizados, lo mejor de eso es que se usó hasta un 30% de esos respiradores”, reveló, satisfecho.
Admitió, empero, que “se cometieron muchos errores tratando de sanarlos a medida de tiempo, ya que no hay forma de saber cómo actuar contra el Coronavirus, por ejemplo uno de los tanques de oxígeno fallo y se tuvo que evacuar el hospital, ahora hay un backup de tanques de oxígeno, pero tristemente para tenerlo se tuvo que pasar por esa experiencia”.
Sobre la postura oficial ante el personal sanitario, consideró que “hay que dar un sueldo adecuado para la tarea de guardia que hacen los médicos, vienen profesionales del interior porque la cantidad no es la suficiente para atender siete salas de terapia intensiva, se reciben vacunas, un porcentaje de las que entran al país, se recibieron las vacunas, se vacunó el personal indispensable, policías, médicos, maestros,  mayores de 60 años, también gente con patologías oncológicas y con sobrepeso; lo que cuesta es la logística del interior ya que deben haber personas que sepan cómo vacunar, hay que tener una gran delicadeza en cuanto al manejo de las vacunas, la gente está muy sensible con el uso de la vacuna, a quien se le da”, sostuvo Revidatti.

    

Te puede interesar