Mario Olmedo defendió la presencialidad, al considerarla clave para crear equidad social

LOCALES 30 de junio de 2021 Por DE N/REDACCION
Consideró “tremendo” el perjuicio que genera la ausencia de presencialidad en las escuelas públicas, tras asegurar que los claustros siempre contribuyeron “a la equidad social”. Planteó que “todas las escuelas deben recibir a los alumnos, pero no como antes de la pandemia”, y graficó lo que ocurre en Formosa, al advertir que acá “los adultos discuten por pavadas y los niños están sufriendo en la casa”.
OLMEDO

Mario Olmedo, catedrático y Dr. en Educación hizo declaraciones al programa “Una Buena Dosis” de FM Radio Parque ante el columnista de la emisora, Alfredo Barberis, quien lo entrevistó para tratar, específicamente, los efectos de las escuelas sin alumnos en la provincia.
“Es muy crítica la situación, además estamos ante hechos consumados, la presencialidad es uno de los componentes más importantes de la escuela pública”, dijo. 
“En los albores de la construcción de la nacionalidad argentina, la escuela pública fue el eje, fue el motor”, afirmó, y sostuvo que “la organización nacional con la Constitución del 53 se apoyó justamente en dos pilares básicos: la escuela pública y el servicio militar; hoy esa primera institución está bastante bastardeada, exigiendo nuevos partos, la otra desapareció”.
Para Olmedo, “es tremendo el perjuicio que genera la ausencia de presencialidad en las escuelas públicas; la presencialidad siempre contribuyó a la equidad social. Una de las razones centrales del jardín de infantes y del primer ciclo de la escuela primaria, fue aprender a convivir en grupo, y reforzar el proceso de la lecto-escritura. Siempre hay que hacer lo necesario para que no haya ningún argentino que se escape de la escolarización. Justamente la escolarización históricamente planteó una fuerte disyuntiva:, o estabas presente y eras alumno, o estabas ausente, entonces eras desertor; en ese nivel se dividían las cosas. Hoy lo que leemos es que presencialidad es igual a sociabilización, no presencialidad es igual a aislamiento y marginación”, advirtió.
“No vamos a rechazar la importancia de la escuela pública como socialización, hay que considerarla factor primordial y fundamental cimiento de la formación ciudadana, de la formación del espacio público con el nosotros, y no contra los otros, que es el debate ideológico. Este es el punto central de la cuestión”, analizó. 
“El otro punto central es el debate. En la pandemia sí, o en la pandemia no juntar a los niños, es un interrogante donde confluyen muchas ciencias que analizan si es conveniente o no el encerramiento y la soledad para el buen desarrollo, porque si la respuesta es negativa hay que solucionar el escenario lo más urgente posible, porque los aprendizajes en las escuelas son incorregibles en el resto de la vida”, avisó.  
“Hasta los abuelos de generaciones pasadas apostaron sin ninguna clase de duda a la escuela, por eso llama la atención que todo el Estado este apostando al no; esto pone en juego a los niños”, advirtió.
“El dilema no es el agrupamiento y contagio, o el aislamiento y salud, si no te cuidas o te descuidas; mientras uno tome las precauciones que dictan las reglas, se puede convivir con quien fuera; la ciencia ya dio su dictamen, falta la política, en la política se gesta la cuestión de la discriminación social, la asimetría no es producto de la ciencia, sino de la gestión política; hay que superar la cuestión dilemática e ir a la síntesis”, reflexionó.
“La balanza que cae sobre los desprotegidos se va haciendo más grande, desprotegidos y amontonados y protegidos pero cada vez menos, esta cuestión hay que atenderla como ciudadanos y como Nación, la escuela donde las asimetrías se pueden empeorar, presencialidad total, gradual, entre otros son formatos elegibles los cuales deben ser analizados por cada escuela” recomendó.
“Hay escuelas que poseen los estándares básicos y otras que ni siquiera se pueden permitir un portón de seguro, habrá que ver pero es muy posible que convocando a todos los sectores que trabajan en lo educativo se podría encontrar una solución; todas las escuelas deben abrirse a la presencialidad, pero no la presencialidad como la conocíamos antes de la pandemia, es algo inviable, que la comunidad educativa de cada escuela vea su realidad a partir de que debe haber presencialidad en las mejores condiciones sanitarias posibles”, dijo apoyado a sus reconocidos conocimientos y experiencia de campo. 
“Importa que en cada unidad educativa se vean los riesgos y secuelas que sufren los alumnos, eso solo se puede atender en base a los hechos y ver los caminos a seguir, los adultos discuten por pavadas y los niños están sufriendo en la casa”, ejemplificó.

Te puede interesar