El Gobierno vuelve a movilizar su estructura sanitaria, ante una nueva embestida del COVID

LOCALES 07 de julio de 2022 Por DE N/REDACCION
En los hospitales Central y distritales capitalinos, se reportaron en los últimos días, reajustes operativos, además de reuniones aisladas entre los jefes de áreas. Hay una coincidencia generalizada en que las autoridades provinciales manejan datos, por ahora negados en sus plataformas informativas, sobre un nuevo e importante avance del coronavirus en la provincia, como ocurre en el resto del país, y vastos lugares del mundo.
Hospital_Central_Fsa1-1

El último reporte oficial, reveló la presencia de más de 1.700 contagios en la provincia, una cantidad que superó por casi el 150% a la cuantificada la semana anterior, lo que terminó por convencer las presunciones mundiales sobre un nuevo repunte de la pandemia que arrancó a finales de 2019, y se posó sobre el territorio argentino en marzo de 2020, y en Formosa, apenas tres meses después.
En varios hospitales públicos, prosigue la organización de espacios para destinarlos a la atención de personas contagiadas, incluyendo la provisión de oxígeno, y otros materiales elementales para atender la patología.
Desde la Dirección de la EPES 52, más conocido como el Centro Polivalente de Artes, de esta ciudad capital, se informó sobre la suspensión de manera preventiva, del dictado presencial de clases en un aula de la institución, por registrarse 3 casos positivos de Covid-19.
Entretanto, y ante el temor de un resurgimiento potente, en algunos círculos oficiales no descartan un nuevo cierre de las fronteras, como ya ocurriera durante la etapa más viral de la pandemia en Formosa, una medida que fuera considerada clave por las autoridades provinciales para frenar al mal, y muy reprochada por la oposición.
Mientras en gran parte de Europa, y en la provincia de Buenos Aires se identifica al nuevo auge como la quinta ola, acá se menciona la continuidad de la cepa de Omicron, en un posible nuevo embate, debido al relajamiento social, y de las propias autoridades que solo se limitaron a esperar la presencia de los ciudadanos con síntomas para hacer los test, en lugar de mantener un programa permanente en los barrios y en los pueblos.

Te puede interesar