GILDO, EL COMPRADOR COMPULSIVO

LOCALES 24 de julio de 2022 Por MAX BERENFELD
El recurso político que más beneficio le generó al peronismo desde sus orígenes, para captar voluntades fue la sumisión de dirigentes sociales, apelando al uso indiscriminado la abultada billetera pública. En Formosa, los ejemplos sobran, y son tan frecuentes que la vil estrategia parece estar naturalizada entre los vecinos.
20220714_121019
El nuevo camping de UPCN, en las afueras de la ciudad. Se cree que el gobierno local distrajo 500 millones

Perón consiguió la adhesión y luego sometimiento de los trabajadores a través de medidas políticas que habitaron la inserción de sindicalistas en cargos públicos, hasta con  carácter de agregados diplomáticos.
Debe sumarse a ello, decenas de derechos sociales y la entrega y financiamientos de obras sociales para la cobertura de salud y su administración por los propios trabajadores, además de hotelerías para que vacacionaran los hijos de los trabajadores.
En Formosa, la vigencia de tal “modus operandi”, es de plena aplicación. 
En principio se habilito una representación gremial en cada organismo del sistema provincial, a simple propuesta de la CGT, también la designación de un gremialista para integrar la lista de diputados y una diversidad de cargos de nivel jerárquico, con remuneración como “asesor”, que rondan los $500 mil por mes, si se incluyen los gastos protocolares.
Pero el conductor eterno del PJ formoseño va más allá: inutil para construir liderazgos, enemigo del diaólogo, y aliado de la imposición, también copta a sindicalistas y representantes de segmentos profesionales. Lo hace mediante obsequios de obras para la sede de cada una de sus organizaciones; entre ellos los edificios de los magistrados; el suntuoso edificio de la CGT (cuyo presupuesto, a estar por lo estimado por un profesional de la arquitectura alcanza para construir hasta diez edificios escolares); complejos polideportivos para los empleados públicos; camping para trabajadores estatales y privados.
Los casos son tan recurrentes, como pueden verse en las imágenes que acompañan a este texto: UOCRA, SMATA, SEGURIDAD, UCRA, UPCN; la construcción de sede y estadios de futbol a clubes como San Martin, Sol de América, y el más reciente Defensores de Evita. Tampoco descuida a la Policía provincial con un complejo polideportivo en la localidad turística de Herradura. 
Los lazos están cimentados en construcciones edilicias y también otras dadivas, que permiten además una quirúrgica segmentación controlada desde la conducción política de la mayoría de la “dirigencia gremial formoseña”, muchos de ellos con sueldos de ministros, subsecretarios o directores.
Para la maquinaria cooptadora, lo esencial es no aceptar el poder del otro, lo que le impide aceptar la premisa democrática del conflicto, la autonomía y la diversidad. Construye un orden en base a la manipulación, la repartición formal de rentas menores y la distribución informal masiva de rentas mayores a la red corrupta paralela al estado formal. Las prioridades, de esta forma permanente, naturalizada, cotidiana del autoritarismo es la entrega de algunos bienes materiales o servicios para tener el apoyo de la mayoría gobernada, combinando con la compra de líderes críticos para convertirlos en operadores disciplinados y disciplinadores, acallando voces beligerantes para mantener un ambiente de estabilidad institucional.
Es otro de los grandes males de la falta de alternancia en el poder político; resulta imposible competir en igualdad de condiciones con quien ostenta la jefatura del Estado, los bienes que administra son tan poderosos que apelando a la prebenda, y una cultura limitada como la que sostiene, son suficientes para permanecer una y otra vez.

Te puede interesar