Duro rechazo a la designación de funcionario ligado con el narcotráfico

LOCALES 28 de junio de 2016 Por
Sectores cercanos a la Iglesia Católica de Formosa dejaron en poder de Silvia Alcántara, una de las fundadoras de la Red de Madres Contra el Paco, un duro documento sobre esa actividad en la provincia. Denuncian además, la realidad de varios barrios de la ciudad, considerados “zona liberada” y el accionar cómplice de organismos oficiales. “El terror impera hoy, impuesto por los narcos y consumidores”, advierten.
CARLOS LEE
Carlos Lee.

El objetivo de esas organizaciones, donde confluyen dirigentes sociales y profesionales, es que la dirigente divulgue a través de todos los foros y organizaciones a su alcance lo que ocurre acá, pero poniendo énfasis en la designación de funcionarios nacionales en el territorio, cargados de antecedentes ligados con actividades delictivas vinculadas con las drogas.
“El malestar que nos afecta proviene principalmente de los nombramientos en ciertos cargos nacionales, cuya designación depende exclusivamente del actual ministro nacional de Agroindustria, Ricardo Buryaile”, revela el documento en poder de Silvia Alcántara que visito Formosa en las ultimas semanas.
“Hay dos nombramientos que están haciendo mucho ruido en la provincia, y son los de Carlos Lee y Fabricio Carletti: el primero nombrado presidente del Comité Capital de la UCR, designado representante del Ministerio de Justicia en Formosa, y cuya principal presentación es ser abogado de todos los "narcos" de nuestra provincia, incluido el famoso "Palmita" quien cayó en su campo, del interior de la provincia con más de 700 kilogramos de cocaína; el segundo, una persona que fue designada representante del Ministerio del Interior para controlar la obra pública de la provincia; realmente inexplicables”, describe.
Como se sabe lo de Carletti, finalmente quedó desarmado, aparentemente por la lluvia de críticas que tuvo a través de las redes sociales y algunos medios convencionales de comunicación.
El texto en poder de Alcántara rescata que “hay barrios literalmente tomados por los jóvenes consumidores y también los que distribuyen: imponen que no puedan ir a la comisaría del barrio a denunciar situaciones ya que el lugar es de ellos, o al hospital o salita, relacionado con el tema, sino a otro barrio, de lo contrario son amenazados con sus hijos menores o con daño a los propios padres; son los dueños del barrio. Pasada la tardecita ya nadie puede entrar”.
“Resulta imposible describir las experiencias que vivimos, de transcribir el dolor de la familia, su destrucción, la falta de recursos para los tratamientos. E impresiona la solidaridad en los barrios entre los pobres, que venden alfajores, pastafrola, etcétera, para ayudar a algún padre con dichos problemas”, dicen los dirigentes formoseños.
“El enemigo es grande y pisa fuerte, al decir de Gieco, y hemos abrigado nuestras esperanzas en el cambio y la promesa contundente del candidato y luego presidente en la lucha contra el narcotráfico, y vemos que en Buenos Aires lo están haciendo, y eso hace que haya una lucecita que se enciende”, admiten.
“Imposible resulta transmitir nuestras experiencias, porque la droga tiene rostro humano y nosotros lo vemos, convertidos en cosas, animalitos, y toda la miseria del negocio. Lamentablemente, a veces parece que Formosa no forma parte del país; con mucho dolor y preocupación advertimos que, de la mano de Cambiemos ( PRO- UCR ) está la narco política, justo acá, en la frontera caliente, un lugar clave con designaciones a personas señaladas públicamente como responsables de distribución, con testimonios muy paradigmáticos, y abogados defensores de narcotraficantes, con mucho poder adquisitivo pese a los pocos años de profesión, que ni los profesionales de excelencia y trayectoria lo logran”, insisten.
“Nadie discute el derecho a la elección del cliente o la especialidad, pero con pocos años de profesión, un poder económico de tanta dimensión, y cuya dedicación son esos delitos federales, resulta inevitable llegar a la conclusión de que los honorarios muy elevados provienen del narcotráfico, manchado”, analizan en referencia a Lee.
“Nadie niega el derecho a la especialidad, pero por favor no nos impongan como referentes sociales, políticos, gremiales a quienes defienden a los mercaderes de la muerte y ganan muy bien con lo obtenido con esa máquina”, exigen.
“Pedimos que transmitas esto a quien consideres en Nación merecedor de este nuevo dolor que debemos soportar nuevamente los formoseños, muchos de ellos enviaron sus quejas en redes sociales. Seguro que en Nación no saben; pongan una mano en el corazón, o una mirada a sus hijos, y con honestidad respondan si ¿podrán estos referentes combatir este flagelo?, ¿se pondrán al lado de nuestra iglesia, que ha convocado y logrado en algunos, a todas las religiones para enfrentar mancomunadamente esta máquina de la muerte?, ¿se pondrán al lado de las familias destruidas?, ¿se pondrán al lado de los jóvenes reducidos a despojos humanos, o de repente cambiaran también y no defenderán más consiguiendo la libertad y haciendo público y alardeando que lograron conseguirle la libertad, caminando al lado del decente, de los victimarios, de los padres, de los jóvenes?, ¿ permitirán que sus hijos hagan amistad con estos mercaderes sin riesgo?”, interrogan.
Consideran, asimismo que “la lucha es muy despareja, y vemos con mucha desazón que, quienes debieran preocuparse y ocuparse de combatir este flagelo, son los que lo defienden o participan del negocio, ya que sus ganancias provienen de ese dinero manchado”.
“Los padres de Formosa están muy preocupados y dolidos, y ya no merecemos esto; por la lucha que están llevando adelante en Nación- y la mayoría mujeres de mucho valor como Carrio, Vidal, Bullrich, Stolbizer, Camaño, Ocaña etcétera que tienen las agallas hasta de enfrentarse con la bonaerense -, los dirigentes nacionales no deben desconocer esta realidad de Formosa”, plantean para profundizar la idea del estado de ánimo que los rodea.
Pero van aún más allá: “Es como que estamos huérfanos y nos damos cuenta que nuestros referentes locales los que – quizás priorizan otros intereses- no son lo suficientemente honestos para transmitirles la verdad. Y todos tuvimos la esperanza del cambio, y la seguimos teniendo”.
En la despedida, confiesan que “nos sostiene nuestra fe y los rostros desesperados de tantos padres, como la imagen de deshecho humano de nuestros jóvenes, que no nos permiten abandonar ese compromiso. Quisiéramos que nuestros representantes nos acompañen con este compromiso con la gente que ha confiado, no con los victimarios, que caminen a nuestro lado para forjar otro futuro a nuestros jóvenes, a quienes debemos pedirle perdón por dejarle una sociedad que los destruye”.

Boletín de noticias