Aborígenes piden luz para las computadoras y para evitar el éxodo de jóvenes

LOCALES 02/07/2016 Por
Pobladores de las colonias Ceferino Namuncurá y Santa Rosa, jurisdicción de Villa General Güemes, solicitaron la ampliación del servicio de energía eléctrica, como una “herramienta indispensable para el crecimiento de nuestros escolares, quienes no pueden acceder a Internet porque sus computadoras no tienen forma de funcionar”. Aseguran que esta carencia apura la migración de muchos adolescentes.
IMG-20160701-WA0016
Saliva junto con los naturales de la comunidad Ceferino Namuncurá.
Los naturales se reunieron con el diputado provincial, Robustiano Nene Saliva, a quien conocen por tratarse de un antiguo poblador de la zona, y le pidieron que gestionen ante las autoridades provinciales una serie de “obras básicas para que nuestra supervivencia sea más cómoda y podamos, definitivamente, incorporarnos al resto del mundo”.
En la colonia Ceferino Namuncurá, una treintena de pobladores le pidieron al legislador peronista que diligencie la habilitación de la escuela 500, cuya construcción concluyó hace cuatro años; también la construcción de 25 viviendas que fuese solicitada en 2012; un
centro de salud con sus respectivos enfermeros y medicamentos; la red de energía electricidad y; el enripiado del camino que une Las Lolas con San Pablo.
“Hay mucha preocupación por estas cuestiones; me parece un reclamo sensato de gente muy humilde y respetuosa que solo pide obras elementales apuntando, sobre todo, a dotar de herramientas a sus jóvenes que necesitan acoplarse a la tecnología, pero no pueden hacerlo por falta de electricidad”, reflexionó Saliva.
“El cacique me explicó que si estas obras no se concretan la migración dejará despoblada a la colonia; sin embargo un aspecto que me afectó profundamente fue la conciencia que tiene de lo que ocurre en otras partes de la provincia: no están de acuerdo con los cortes de ruta como mecanismo de reclamo, creen que el gobernador no tiene tiempo para ocuparse pero consideran que ya les llegará el turno; también se identifican como auténticos peronistas”, indicó.
Saliva se trasladó luego a la colonia Santa Rosa, donde el reclamo es un transformador de energía eléctrica para la escuela 458. “Ellos pretenden que ese equipo transforme el sistema de fluido eléctrico para adaptarlo a la necesidad escolar, principalmente apuntando al uso de las computadoras. Además a unos 1300 metros se encuentra un total de 20 familias, las cuales no cuentan con el servicio de energía eléctrica y como este es un servicio indispensable para el hogar, no tienen forma de conservar los alimentos en una heladera, por ejemplo”, describió.
“La mayoría tiene hijos que asisten a la escuela, en sus tres niveles y, como podrá comprenderse esta situación los mantiene aislados”, agregó
“Los aborígenes me pidieron que gestione estas obras, pero en todo momento apelaron al espíritu solidario y comprensivo del gobernador Insfran, haciendo notar sobre todo la imposibilidad de los chicos de usas las notebooks entregadas por el Gobierno para un mejor desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje de sus hijos”.

Te puede interesar