Caras largas en el Gobierno, tras una escasa reacción de interesados en jubilarse

LOCALES 18 de julio de 2016 Por
Extraoficialmente trascendió que no sobrepasó los doscientos, el número de empleados del Estado provincial, que se presentó entre hoy y las dos últimas semanas para iniciar los trámites jubilatorios. “Se esperaba un cantidad significativa este martes, ultimo plazo establecido formalmente; nada de eso ocurrió”, dijo un funcionario de la Caja de Previsión Social.
CAJA DE PREVISION

Gestos adustos y de resignación coronaron las expectativas de varios funcionarios, tras determinarse que al concluir hoy el plazo otorgado a los empleados de la administración provincial en condiciones de jubilarse bajo los requisitos de la “vieja” legislación, no pudo hacer escala en 200.
El jueves, el gobernador Insfran mandó a sus 21 diputados a votar favorablemente una serie de modificaciones en la ley provincial 1638 de reforma jubilatoria.
En el caso de los docentes, la nueva legislación determina que todo aquel educador que supere los 25 años de servicios no podrá percibir ningún porcentaje adicional por cada año que se supere ese tope de servicios; de modo que desaparecerá el medio punto porcentual por cada año superado que estaba vigente, significando que la jubilación será del 84%.
También modifica el prorrateo de los 10 años continuos en que mejor retribuido esté el docente, para el cálculo del haber jubilatorio; en su lugar, con la nueva legislación, se estipula que se contabilizarán los diez últimos años trabajados.

FUERTE REACCION
El fin de semana, Docentes Autoconvocados alertó sobre la reforma de la ley 571 que regula la jubilación en Formosa, y consideró que entre gallos y medianoche y sin participación real de los estatales se votó una reforma que significa “un ajuste en el salario, hoy ya miserable, de los futuros jubilados”.
“Ante la incertidumbre respecto a la reforma del sistema de jubilación y si afecta a trabajadores de la educación, hoy podemos decir que la modificación de la ley 571 (artículos 23, 27, 36, 48, 49 y 50) termina afectando aspectos de nuestra jubilación”, aseguró la titular de la organización, Nilda Patiño. Y justificó. “Primero: el 0,5 % que se reconoce por cada año de antigüedad luego de superado los 25 años desaparece con la modificación de la ley, que entra en vigencia el próximo martes 19/07; segundo: el reconocimiento de los 10 mejores años se cambia por los últimos 10 años”, describió al detallar su mirada.
“De acuerdo con la letra y la prescripción del nuevo texto no quedan dudas de que el tope al haber jubilatorio de todo estatal formoseño, prestare servicios donde prestare, será del 52,5 % de su sueldo en actividad, como norma general, y para cada caso en particular el haber final será según la prestación previsional que la Caja de Previsión le otorgue”, opinó el secretario general de Voz Docente, Carlos Toloza.
El gremialista anunció que su gremio se encuentra en estado de alerta y movilización y que al reinicio de las actividades áulicas, se realizarán asambleas escolares y una asamblea provincial de delegados para establecer un plan de lucha.
Muy molesto, llevó su mirada mucho más adelante: “No sólo se saca dinero por la elevación de la edad para jubilarse, sino también por la compulsión a seguir trabajando muchos más allá de la edad y los años de servicios exigidos, visto el tope de 35 años para obtener la jubilación más alta en porcentaje: llegar al 52,5%. Es decir, ya nadie se puede jubilar con 30 años de servicios - aunque pueda en la letra -, se lo obliga a quedarse hasta los 35 años para así llegar al tope del haber jubilatorio del 52,5%. Se saca dinero de todas las prestaciones, por invalidez, por edad avanzada, por pensiones: la reforma jubilatoria es una fenomenal caja de recaudación”, reafirmó.
Por otra parte, el Gobierno provincial desatendió completamente
una presentación de gremios docentes oficialistas que pidieron prorrogar la aplicación del nuevo trámite jubilatorio
Dirigentes de SIDOFOR, Asociación de Docentes de Formosa “Arturo Jauretche”, ADF, UDA y UPCN, plantearon el pedido y lo justificaron en la existencia de “mucha confusión sobre los alcances de la norma, principalmente en el interior”.
Uno de los sindicalistas enrolados en esta movida admitió esta anoche que “en el Gobierno a nadie le importa la enorme reacción de los empleados públicos” y dijo sentirse sorprendido “por el desinterés que muestran ante esa conducta colectiva”.
“Hablamos hoy con varios funcionarios, pero lo único visible es la prepotencia; parece que gobiernan desde un termo y que la visión real y significativa es la que ven en sus propios actos”, graficó.

Boletín de noticias