Concejal de Gran Guardia exigió seriedad para atrapar a edil prófugo

LOCALES 22 de julio de 2016 Por
El radical Pablo Filipigh confirmó que su colega justicialista, Miguel Ángel Madariaga, se mantiene fugitivo de la Justicia en una causa por abigeato calificado y consideró que “se trata de un nuevo ejemplo de cómo las malas conductas bajan desde los principales niveles de conducción en la administración de la cosa pública”.
pablo filipigh con carabajal
La semana pasada fueron secuestradas 73 reses por irregularidades en los diseños de marca y señal de los animales. Fue tras sendos allanamientos realizados en un establecimiento rural de Gran Guardia y en el Frigorífico de Pirané. Tres sujetos, mayores de edad, fueron detenidos en el marco investigativo de la causa caratulada abigeato calificado, de acuerdo con un comunicado oficial.
El concejal gildista de Gran Guardia, Miguel Ángel de Madariaga, familiar del exintendente del lugar, Sergio Omar de Madariaga, fue inmediatamente identificado como prófugo de la Justicia, al igual que Miguel Toto Rodas, sindicado como testaferro del legislador, en la propiedad del campo que fue allanado.
De acuerdo con lo trascendido, extraoficialmente, en las últimas horas, se iniciaron dos causas: una por abigeato y la restante por contrabando de cigarrillos, ya que fueron incautadas varias cajas conteniendo el tabaco de procedencia paraguaya.
La investigación se inició luego de la denuncia radicada por el propietario de un establecimiento rural ubicado en la localidad de Gran Guardia, quien dio cuentas sobre la sustracción de varios vacunos de su propiedad por parte de desconocidos, hasta ese momento.
Ante este escenario se pronunció el concejal Pablo Filipigh y sostuvo que “frecuentemente aparecen hechos delictivos que exponen a funcionarios públicos y legisladores como actores principales; pero lejos de ser una sorpresa ya todos nos damos cuenta que estos hechos representan la continuidad de una conducta seguida desde los principales niveles de decisión política”, agregó.
“Cuando nos sorprendemos de como la corrupción se enquistó en la obra pública, con funcionarios provinciales y municipales, en muchos casos, metidos en millonarios negociados, con sobrefacturaciones o testaferros, no podemos menos que esperar una actitud idéntica en quienes ejercen cargos institucionales menores, como en este caso”, reflexionó el legislador municipal.
“Sólo espero que acá no ocurra lo mismo que con ese periodista gildista que estaba prófugo de la Justicia donde debió actuar la Policía Federal, porque los efectivos provinciales jamás fueron alertados de la medida judicial”, advirtió.

Boletín de noticias