JUECES MADRUGADORES

LOCALES 18/02/2018 Por
Una elemental medida de superintendencia, derivó en una impensada y extraordinaria conducta colectiva en el Poder Judicial provincial, mediante la cual magistrados y funcionarios llegan bien temprano a su lugar de trabajo, abandonando un viejo y mal visto hábito que los mostraba ingresando a los despachos no antes de las 8:30 y el trabajo activo recién media hora después
6469955733_098b5098ac

Un resolutorio del Superior Tribunal de Justicia, adoptado a través de su secretaria de Gobierno, dispuso que “los lugares disponibles para estacionamientos de los vehículos en los edificios del Poder Judicial, están reservados para uso exclusivo de magistrados y funcionarios que han sido debidamente autorizados de acuerdo con la jerarquía que detentan”.
El área que maneja Verónica Priewe, determinó, además, que para aquellos casos en que surjan lugares disponibles, los mismos podrán ser ocupados por el magistrado, funcionario o director que concurra en primer término (más temprano). “La guardia policial de los edificios deberá velar por el estricto cumplimiento del presente”, advierte la medida.
Como el estacionamiento resulta insuficiente para cubrir la demanda, los jueces le encontraron la vuelta al escenario, levantándose bien temprano para apoyar la maquina en el lugar adecuado; eso sí, resignaron horas de sueño y, mucho del entrañable estatus del que tanto se jactan en ese ámbito, donde llegar “a la hora que quiero” constituida un reconocido ejercicio de poder.
Aunque muchos creen ocupar un lugar entre Dios y el hombre, los jueces formoseños también se muestran preocupados por cosas mundanas, y aunque ensayan brutales zarpazos y feroces aullidos, terminan acomodando sus intereses a elementales normas de convivencia, disputando sus objetivos como cualquier hijo de

Te puede interesar