Luna insistió con la falta de previsión y de obras para frenar los efectos de las inundaciones

LOCALES 22/02/2018 Por
La diputada provincial trazó un delicado panorama para los pobladores de varias comunidades concentradas sobre la ruta provincial 28 y aledañas, como consecuencia de la falta mantenimiento y de obras en un tramo del riacho El Salado. Reclamó al Estado provincial la provisión urgente de canoas, alimentos, y atención y protección sanitaria para ancianos, mujeres y niños, además de beneficios fiscales.
Ver galería IMG-20180221-WA0090
1 / 3 -  La imagen muestra ambos lados del vertedero: en uno el agua se acumula, y en el otro, el líquido es casi inexistente.

Tras recorrer la zona norte de la ruta provincial 28 y visitar numerosas colonias cercanas al riacho El Salado, la legisladora de Cambiemos, Noelia Luna definió que “las compuertas del vertedero no funcionan y están destruidas; los riesgos de vivir para las personas y sus animales es muy alto en la zona, las consecuencias del retroceso del agua pone en peligro a las comunidades rurales y urbanas de El Cencerro, Punta del Agua, Fortín Soledad, El Churcalito, Quemado Nuevo y El Cañón”, detalló.
“En Fortín Soledad, el agua está en el límite de la barrera, y en el pueblo no había señal de ningún trabajo para proteger a la comunidad; me dijeron que seguramente vendrán tarde como siempre y después escuchamos en la radio que esta todo bajo control”, sostuvo.
“Grande fue nuestra sorpresa cuando de regreso encontramos dos máquinas que trabajaban en el emparejado de la ruta, pero nada esperaban y necesitaban para no quedar aislados”, añadió.
“Es el acueducto que se hizo hace unos años para drenar más rápidamente el agua que se junta después de la Laguna del Cencerro; se ve claramente como viene canalizado el líquido y luego se mete en el canal paralelo a la ruta llevando el agua hasta El Salado”, precisó.
Y dio más pormenores: “Si las compuertas funcionan mal, puede haber problemas, porque si lo que hacen es taponar con tierra o mantener las compuertas taponadas o cerradas, afecta a todos; es lo que testimonian quienes conocen del comportamiento de El salado y que coinciden con la opinión de la comunidad pilagá de Campo del Cielo”.
Para Luna, “esta situación la soportan los pobladores desde hace doce años ya que cambiaron la forma trashumante de producir dado que han vendido a inversores extraprovinciales, lugares donde protegían la producción hasta que bajen las aguas”.
“Hoy muchos productores están pidiendo que les alquilen campos para sacar la producción, con mucha urgencia; esto trae aparejado aumento en los valores locativos por cabeza de vacuno, por mes en momentos de muchos gastos en personal”, reveló.
“Transmito además la pretensión de permitir la vacunación contra aftosa cobrando los valores hasta hoy vigentes con actualizaciones al momento de inicio campaña, con la limitante de faltas de disponibilidad de todos los productores, al tiempo que piden no se les cobre las vacunas aplicadas. Urge que los organismos zonales y los delegados de Senasa tomen una decisión al respecto”, describió.
“Del intercambio de vivencias con los que están soportando los embates del agua, aguas arriba del bañado, surge la necesidad de remplazar los anillados de protección urbanas con rutas paralelas, la cantidad de sedimentos que ya está acumulada en el lecho del bañado, hace que este se desplace más al sur. Los sedimentos se acumulan más por el taponamiento de la represa en el vertedero”, contó la diputada, haciendo propia las expresiones de varios criollos de la zona.
“Es preciso implementar urgente la emergencia y buscar una solución de fondo a las abultadas deudas por ingresos brutos que se devenga en la Dirección General de Rentas para productores ganaderos no empadronados, a los que se los está intimando el pago”, exigió.
“Para pasar a zonas productivas por El Salado, existe una precaria pasarela armada por los productores, con palos y tierra, mientras existen puentes sin uso en la ruta que va desde La Encina a Punta del Agua; en ambos lugares, además de la represas, y Fortín Soledad, El Churcalito, Quemado Nuevo, Bajo hondo, Alto Alegre, El Palo Santo, El Cañón, y Los Chiriguanos, son necesarias como mínimo dos canoas por lugares, alimentos, atenciones sanitarias y protección ancianos, mujeres y niños”, planteó, detallando el delicado escenario de la zona.

Te puede interesar