Indignante desinterés del Galicia con sus sufridos clientes

LOCALES 12/03/2018 Por
Cajeros electrónicos fuera de servicio o con sus prestaciones limitadas, particularmente los de mayor uso, principalmente los fines de semana; estructura de atención desbordada, tanto para la atención directa como para la espera; y empleados hastiados por tanta presión, lo que traslada una carga emocional a desbordados usuarios.
GALICIA

Largas colas, fuera y dentro del pequeño local, con clientes que no paran de criticar de las condiciones naturales y las que impone la propia entidad, y quejas, muchas y cargadas quejas, por el desinterés de sus ejecutivos para que los siete cajeros electrónicos mantengan un ritmo de operatividad determinado. Se trata de la mirada de un día más de la sucursal local del Banco Galicia.
“Mira, yo vine todo el fin de semana, no menos de nueve veces entre sábado y domingo, tenía que hacer un deposito a través de la modalidad sin sobre; en todas las oportunidades el cajero me señaló que esa opción no estaba operable. Hoy le pregunté a una de las chicas de atención y, con sorpresa, me informó que se trata de una reacción natural y frecuente de la máquina cuando ya no puede recibir más transacciones”, describió Carlos, padre de Camila que estudia fuera de la ciudad y necesitaba enviarle dinero.
“Pero lo que me indignó fue que cuando le reclamé una solución, se limitó a decirme que no hay suficiente personal para atender ese tipo de requerimientos”, reveló.
Camila, una jubilada que hacía una larga fila fuera del edificio, asentó los dichos de su compañero de espera: “Pensé que los fines de semana esa prestación no estaba activada, porque también vine muchas veces; antes también. Y no te cuento lo que son los cajeros que entregan dinero; frecuentemente, quedan sin billetes y los recomponen cuando quieren”, detalló.
En general, la queja se extendió en la mayoría de las personas que integraba una apretada y larga cola fuera de la sucursal, con un sol inclemente golpeando fuerte.
El propio banco admite la existencia de una anormalidad y no ofrezca una respuesta en consecuencia, lo que habla del interés que tiene por sus clientes.
El Banco Galicia opera como una mera financiera crediticia que no ofrece, por ejemplo, ninguna línea especial a tasa subsidiada para el sector primario de la economía, limitándose al exclusivo rol de pasador de dinero de los formoseños, a través de productos tradicionales como tarjetas de crédito, préstamos convencionales, pago de sueldos, manejo de cuentas de ahorro y todo tipo de cobro de servicios.
¿Alguien sabe de alguna acción de la entidad de Av. 25 de Mayo en Formosa, en beneficio de una escuela, un comedor, un club deportivo o un programa de becas para estimular la formación de los jóvenes?
El Fondo para la Conservación Ambiental creado por el Galicia en 2010 tiene como objetivo incentivar proyectos de investigación y gestión que busquen la preservación ambiental, pero su alcance es tan nulo para el circuito local, que el emprendimiento huele más a una respuesta formal que a un interés franco por el crecimiento de la plaza donde opera.

Te puede interesar