La Policía inició una investigación por el presunto rapto de una menor en el Stella Maris

DESTACADOS 20/03/2018 Por
Una adolescente de 14 años dijo a los efectivos que habría sido interceptada por un hombre encapuchado en un automóvil quien la llevó hasta una vivienda deshabitada del República Argentina, pero pudo escaparse. El hecho motorizo una serie de pesquisas con intervención de la Justicia provincial, para establecer la veracidad del caso, según lo admitió la propia fuerza.
20160201102344eec64e4e99d5654f2002e6e5e19d0461
Imagen referencial.

Todo ocurrió en la noche del lunes último, cuando alrededor de las 21:30 efectivos policiales tomaron conocimiento sobre el presunto rapto de una menor en el barrio Stella Maris de esta ciudad.
Con la inmediatez del caso, efectivos de la Subcomisaria del barrio República Argentina, de la Seccional Quinta, de la Delegación de la Unidad Regional Uno y del Departamento Informaciones Policiales “8 de Octubre”, concurrieron hasta una vivienda ubicada en la manzana “E” del sector. Allí dialogaron con una menor de 14 años, quien narró que minutos antes se encontraba en la vereda de la avenida Ribereña, a metros de su vivienda, cuando un automóvil blanco detuvo la marcha, descendió un hombre con capucha, la tomó de los brazos y la introdujo al vehículo, llevándola hasta una casa deshabitada del República Argentina, donde la encerró y le golpeó la cabeza, hasta que en un momento de descuido aprovechó para salir a correr e ir a la casa de una amiga.
El caso fue puesto a conocimiento del juez de Instrucción y Correccional en turno y según los lineamientos protocolares dio también a otros estamentos del gobierno provincial, haciéndose presente en el sitio los integrantes la Subsecretaria de Niñez, Adolescencia y Familia de la línea 102, de la Sección Trata de Personas del Departamento Informaciones Policiales y de la Policía Comunitaria, quienes brindaron la asistencia y contención inmediata a la menor y su familia.
Los investigadores y el personal de la Policía Científica fueron hasta el lugar sindicado por la menor como el lugar de su cautiverio temporal, en inmediaciones a la manzana 146 del barrio República Argentina.
Se documentó fotográficamente el lugar y tras una inspección ocular realizada no se constató signos de ingreso u otro elemento de interés, determinándose que las puertas de esa vivienda no fueron abiertas ya que contaba con abundante telas de araña de antigua data, como tampoco hallaron rastros de pisadas o arrastre en el interior de la finca.
No obstante, la investigación continúa su curso legal a fin de establecer otros datos o pruebas que conduzcan al esclarecimiento del hecho narrado.

Te puede interesar