El Pilcomayo arrasó con un camino vecinal y sus aguas no dan tregua a pueblos, colonias y campos

La violenta embestida de las aguas del río Pilcomayo, terminaron venciendo la precaria resistencia del camino vecinal que une Ingeniero Juárez con El Potrillo, y abrieron un canal de unos cinco metros de ancho, por donde el líquido ahora se mete con furia, incrementando la angustiante situación de miles de formoseños que hace varias semanas conviven con las inundaciones.

Aun no hay registros oficiales del hecho, sólo las imágenes que grafican este texto y la información escueta proveniente de una fuente segura, testimonian el suceso.
“Si no se abren todas compuertas de la obra hidrovial de la ruta provincial 28, en una semana las aguas estarán en Las Lomitas”, conjeturó el informante.
“Esta situación que acaba der darse ahora agredió a unas tres mil personas, entre criollos y aborígenes que viven en las colonias y en los montes de la zona”, amplió.
Desde Ingeniero Juárez se llega a El Potrillo, tras sortear 89 kilómetros sin pavimento, de los cuales, 28 están empedrados; el resto del tramo se recorre por los caminos vecinales 131 y 903 que suelen presentar mucha tierra e imprevistas grietas; durante los días de lluvia, la vía es prácticamente intransitable.
“En las próximas horas efectuaremos una presentación formal ante las autoridades provinciales y nacionales, pidiendo la habilitación de las esclusas de la obra hidrovial que se levante sobre la ruta provincial 28, y la declaración de emergencia, como una reacción urgente para tratar de aliviar un panorama desolador para miles de productores formoseños, sus chacras y una producción, a la que ya debe considerarse perdida”, reveló el presidente de la Federación Agraria Argentina de Laguna Naineck, Elio Lescano que en las últimas horas recorrió una amplia franja de la zona afectada, junto a Luis Galeano, Carlos Cantón, y Pánfilo Ayala, también miembro de la entidad federada.
“Se estima que más de 200 mil hectáreas están siendo afectadas por estas inundaciones y nos preocupa la falta de reacción de las autoridades, primero, para accionar y contener ya a la gente damnificada y, segundo, la falta de previsión para evitar o morigerar estas situaciones, como también la ausencia de trabajos de mantenimiento de las obras de defensa existentes algunas colonias”, planteó Pánfilo Ayala, director regional de FAA.
El grupo recorrió un amplio rectángulo entre la ruta nacional 81, el límite con Salta y con Paraguay y la ruta provincial 28, que se extendió durante dos días.
“Básicamente estuvimos en El Churcal, El Potrillo, Vaca Perdida, El Cañón, La Línea, La Rinconada, Fortín Soledad, El Quemado, La Represa, Punta del Agua, Campo del Cielo, poblaciones pertenecientes a los departamentos, Ramón Lista, Bermejo y Patiño, donde el panorama es sencillamente desolador, tanto por los efectos del agua como por la angustia de la gente”, agregó.
“Resulta muy llamativo como la obra hidrovial no libera el agua que trae el Pilcomayo, permitiendo que un inmenso espejo de agua mantenga inundado a miles de hectáreas, mientras del otro lado el líquido surca normalmente las tierras”, advirtió.
“Del diálogo con muchos ganaderos, esto ocurre porque hay muchos funcionarios que tienen sus propiedades y sus campos en la zona; entonces prefieren no abrir las compuertas para evitar la salida del agua y sus efectos”, contó Ayala.

Max Alfredo Berenfeld

Director.
Lic en Ciencias Sociales y Periodismo.
Integró 16 redacciones de medios gráficos de la ciudad de Formosa y de otros puntos de la Argentina, además de otras dos en Asunción, Paraguay.
Fue jefe de Redacción de los ultimos tres diarios en los que se desenvolvió.
Miembro de FOPEA.
Tiene 29 años de ejercicio de periodismo gráfico.
En la faz pública, se desempeñó como jefe de Prensa, del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Formosa, durante 12 años.

Te puede interesar