POLICÍA MENTIROSA Y MANIPULADORA

LOCALES 03/04/2018 Por
Dos menores cayeron al riacho El Salado y fueron rescatadas, inconscientes, por toda el agua que se metió en los cuerpos; pero la oportuna presencia de dos médicos que le practicaron el protocolo de reanimación durante 7 minutos, permitió que hoy las chicas estén con vida. Sin embargo, la fuerza al informar del suceso, ignoró a los profesionales, y reemplazó su intervención, invocando a dos efectivos. Una mentira tal vil como innecesaria que exhibe los valores policiales de Formosa.
222333

En las últimas horas, la Policía provincial, a través de su diario paquete informativo, reveló que dos jóvenes habrían caído en aguas del riacho El Salado, unos 500 metros aproximadamente hacia el cardinal este de la ruta provincial 28 y que ambos fueron reanimados por efectivos policiales.
Al detallar el hecho, narró que efectivos que realizaban servicio de seguridad en el vertedero del Bañado La Estrella, tomaron conocimiento el domingo último, alrededor de las 16:30, que dos jóvenes habrían caído en aguas del riacho El Salado, unos 500 metros aproximadamente hacia el cardinal este de la ruta provincial 28.
Inmediatamente acudieron al sitio e ingresaron por un sendero, hacia una zona boscosa, donde se cruzaron con dos hombres que trasladaban a las dos jovencitas que cayeron a las aguas inconscientes. Los uniformados colaboraron en el traslado de ambas hasta la ruta, describió el vocero policial.
Allí, los policías realizaron reanimación cardio pulmonar a ambas, logrando que recobren la consciencia nuevamente. Se solicitó una ambulancia del Hospital de Las Lomitas, quienes las trasladaron hasta el nosocomio, donde permanecieron en observación y luego fueron entregadas a sus progenitores en buen estado de salud, redondeó.
Más tarde, trascendieron detalles de lo ocurrido, los que pusieron al descubierto como miente la Policía provincial, vaya a saber con qué objetivo, aunque la conducta no hace más que robustecer la desconfianza que gran parte de la sociedad tiene en la fuerza, pero sobre todo, en su conducción.

EL FONDO
Mientras las dos chicas eran trasladadas hacia la ruta por los uniformados, se acercó el concejal de Comandante Fontana, Aldo “Bocha” Argañaraz, un reconocido médico que volvía de un viaje junto a su esposa, odontóloga, y el resto de la familia.
“Observé lo que estaba ocurriendo y me acerqué a ver si era necesaria la presencia de un médico, y si, efectivamente así fue. Me puse a disposición y con mi mujer, que sabe de reanimación como cualquier profesional de la medicina, comenzamos a trabajar en las chicas, y al cabo de unos minutos pudimos reanimarlas”, reveló.
“Después, decido, como médico, y atendiendo la urgencia del cuadro y la demora de la ambulancia, trasladarlas en el móvil policial. Subimos a una de ellas a una camioneta y a la otra en un segundo vehículo. Yo fui en una, y mi esposa en el otro, porque es lo que corresponde en estos casos”, añadió.
“Durante el trayecto vemos a la ambulancia y la paramos; las cambiamos a las chicas para terminan el recorrido. En el Hospital de Las Lomitas, hablé con la directora del establecimiento, la Dra. Rosa Pitman, y le conté lo sucedido”, enfatizó.
Las imágenes que acompañan este texto, muestran al médico, de jeans azul, realizando la tarea de reanimación, en el suelo, y a un efectivo trasladando a una de las chicas, completamente inconsciente.
El testimonio de Argañaraz, espontáneo pero preciso, puso al descubierto la maniobra policial, tan burda como preocupante, porque si miente con tanta liviandad ante un hecho menor, el periodismo y la sociedad, sólo pueden esperar conductas de manipulación de la fuerza para procurar oscuros objetivos.

Te puede interesar