Acorralado por la remoción, renuncio el juez de Clorinda, acusado por mal desempeño

LOCALES 11/09/2018 Por
Fernando Antonio Unzaín, hizo la presentación formal en las últimas horas ante el Superior Tribunal de Justicia, para evitar lo que era un silencioso grito: su destitución. El magistrado fue denunciado por una serie de delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones. “Carece de aptitudes esenciales para desempeñarse”, advirtió el demandante.
20180713075630712c3a4e27d0eba4d4916a46d8725103
La otra punta de los hechos: acá Unzain asumiendo al cargo; ahora renunció para evitar la destitución.

Las actividades del jurado de enjuiciamiento, surgieron luego de que el abogado clorindense Javier Antonio Filipigh, con el patrocinio de los letrados locales Pedro Velázquez Ibarra y Cristina Irala, formulara una grave denuncia por mal desempeño en sus funciones contra Unzaín, instando al Superior Tribunal a promover un jurado de enjuiciamiento para la destitución del magistrado. El alto cuerpo lo suspendió en sus funciones desde febrero, sin goce de haberes, a instancias de un sumario administrativo que tramita como resultado de presentaciones realizadas por empleados del juzgado y abogados litigantes de Clorinda que denunciaron conductas de maltrato o acoso por parte del magistrado a sus subalternos, abogados y justiciables que concurrieron a dichos estrados judiciales.
Sin perjuicio de la investigación que está llevando adelante la Corte Provincial, el abogado Filipigh presentó una denuncia de treinta carillas donde acusa del juez de haber incurrido en mal desempeño de sus funciones al cometer hechos que se encuadrarían dentro de figuras penales tales como abuso de autoridad, prevaricato e incumplimiento de los deberes de funcionario público.
En su extensa presentación, el denunciante alude al desorden de conducta evidenciado por el magistrado y las acciones de acoso y maltrato laboral y falta de dedicación en el ejercicio del cargo, que quedaron al descubierto con la denuncia realizada por la propia secretaria de dicho Juzgados y empleados de la misma dependencia, lo que dio motivo a una investigación administrativa por parte del STJ.
También denunció una mora judicial reiterada en dicho Juzgado, atribuyendo directa responsabilidad a su titular. En tal sentido citó una veintena de expedientes que presentan providencias siples e interlocutorias con un retraso ostensible, del mismo modo que a la hora de dictar sentencias en causas de Familia y Civil donde también es muy visible el atraso y la falta de cumplimiento de los plazos legales. En esta parte de su denuncia, el doctor Filipigh identifica claramente casa caso con los números de los expedientes que se encuentran en estas condiciones.
La extensa denuncia presentada por el doctor Filipigh menciona expedientes donde el juez denotó y se comportó con autoritarismo y desnudando un total desconocimiento en la aplicación de las normas en los convenios laborales.
También acusó al magistrado de haber cometido delitos tales como falsedad ideológica, incumplimiento de los deberes de funcionario público y prevaricato, en el marco de la tramitación de causas que el denunciante cita puntualmente para que, oportunamente, el STJ solicite y revise las mismas a fin de comprobar la conducta desplegada por el juez en cada una de sus intervenciones.
La dimisión presentada por Unzain, esquiva la remoción.

Te puede interesar