INSFRAN DESPRECIO A BRIGNOLE Y LE CERRÓ, DEFINITIVAMENTE, SU MAXIMA AMBICION POLITICA

LOCALES 01/10/2018 Por
El gobernador Gildo Insfran terminó con las renovadas y arrogantes ambiciones que el intendente de El Colorado, Mario Brignole suele exhibir, para ocupar la vice-gobernación, al humillarlo y destratarlo frente a todos los jefes comunales de la provincia, con los que se reunió este fin de semana en la propia Casa de Gobierno.
20429677_2009757389258653_3851259757478231945_n
Insfran y Brignole en un encuentro publico en El Colorado. Brutal freno acaba de recibir el intendente.

El programado encuentro entre Insfran y los intendentes transcurrió naturalmente, con saludos colmados de pleitesías y gestos que mesclaban temor, subordinación e hipocresía. Pero también con renovados reproches a Juan Domingo Zaragoza y a Mauricio Macri, acomodados casi en una misma línea de fusilamiento, el de Pirané por “desleal” y, el presidente, por “traicionar a la patria”, siguiendo las últimas líneas discursivas del Uno.
Cerca de concluir la ceremonia de adoración, el intendente de El Colorado, Mario Brignole pidió la palabra, dirigiéndose a Insfran. “Que es lo que queres decir Mario”, lo frenó el gobernador, despojándolo del ímpetu que el sureño suele ponerle a sus salidas públicas.
“Vos siempre decis que los peronistas tenemos que arreglar nuestras cosas, entre nosotros, bueno…. eso quiero hacer”, balbuceó en su respuesta, en un tono que claramente bajó, de tigre a gato.
“Es necesario que los ministros estén mas atentos, que gestionen nuestros requerimientos, no que se escondan detrás del escritorio; hace poco vine a Formosa y durante una semana espere que el jefe de Gabinete me atienda, pero jamás fue posible, lo mismo ocurrió con otros ministros”, reprochó Brignole, ante una mirada atenta de Insfran.
“Mira Mario, me enteré que andas diciendo por ahí que no sos gildista y que El Colorado es lo que es por tu gestión; acá somos peronistas y nada más, y si tu pueblo está como está es porque acá planificamos todo y disponemos las medidas para cada lugar, cada ministros sabe lo que tiene que hacer. Y si ese ministro no te atendió, está bien nomás”, sacudió el gobernador. Brignole intentó replicar para desdecirlo, pero el discurso del jefe continuó en la misma línea por espacio de otros cinco minutos, en los que le quitó todo el mérito político e institucional que el hombre de El Colorado suele arrogarse para promocionar las obras en su pueblo, pero también para ponerle punto final a sus pretensiones de ser el próximo acompañante de formula del Frente de la Victoria.

Te puede interesar