La Federación Agraria confirmó la pérdida del 80% de la producción tomatera local

LOCALES 12/10/2018 Por
El síndico de la Federación Agraria Argentina (FAA), Pánfilo Ayala, consideró que el cierre del paso fronterizo con Paraguay, la ausencia de mecanismos comerciales alternativos y de una estrategia de venta permanente, “hicieron mella” en la producción de tomates en Formosa y reveló que “se pudrieron más de 4 millones de kilos de la fruta”.
1538341928

“Más allá de la coyuntura, lo concreto para explicar semejante cuadro radica en la falta de políticas públicas en el último eslabón de todo el proceso: la comercialización, una conducta que se repite en la mayoría de los productos que se cosecha en la provincia”, planteó el sindicalista.
“El cierre de la frontera fue denunciado en su momento, ante las autoridades nacionales y locales, pero nadie salió a decir nada, o a gestionar soluciones, ante la violación unilateral a los tratados internacionales”, dijo.
“Hace varias semanas, yo advertí que seguramente habrá que esperar hasta última hora para que se anuncie alguna medida paliativa. Y no me equivoque. El Gobierno provincial anunció la compra de 4.5 toneladas de tomates, menos del uno por ciento de las 5.300 toneladas que se preveía cosechar este año”, enfatizó Ayala.
“Más allá de cómo se publicitó esta compra que, según entiendo, será destinada a la elaboración de puré de tomates para comedores escolares, el dato objetivo dice que más de 4.200.000 kilos de tomates, ya se echaron a perder”, reiteró.
“Se trata del 80% del total producido; entonces la intervención estatal termina siendo una burla para el pequeño productor”, amplió.
“Pero no es todo, mientras los tomateros venían quejándose de que reciben sólo tres pesos por kilo de tomate, cifra que se multiplica por seis y hasta 10 veces cuando el producto llega a supermercados y verdulerías, la administración provincial sólo se comprometió a pagar 4 pesos por cada uno de los 4.500 kilos que se llevó de las chacras. La cuestión es que, el productor precisa, por lo menos diez pesos por cada kilo para salvar sus costos y aspirar a un mínimo beneficio”, reveló.
“El desánimo y frustración es bien grande entre los tomateros, que de todos modos siguen esperando la ayuda de sus funcionarios”, subrayó.

Te puede interesar