LA MAQUINA DE HACER POBRES

LOCALES 25/11/2018 Por
Como todos los fines de años y debido a la ansiedad generada por el oficialismo local respecto de la “realidad aumentada”, con la cual satura a la opinión pública, apoyado en una estrategia comunicacional que resalta el derrumbe del consumo, la caída del poder adquisitivo y la escalada de la inflación, los cerebros que rodean al gobernador se olvidaron que hace años quienes dependen del Estado provincial, pasan por esta misma situación, pero desde hace mucho antes de la presencia de Cambiemos en el poder central.
Pobreza

El eterno gobernador de Formosa ha logrado perfeccionar durante años, la industria cultural de un empleados de planta permanente, donde más de un 80 por ciento no superan las categorías de 17 a 20 y jamás tuvieron posibilidad de competir y mejorar su condición laboral, dado que no hay “escalafón, tiene que contentarse con estar en blanco. En otras condiciones están los que trabajan en “negro” con miles de monotributistas con “contratos basuras” desempeñándose generalmente en áreas que son pocos los que desean estar.

EL GRAN CAPITÁN
Pero el logro del barbado lagunense no ha sido convencer a todos que el Estado es el salvador sino convencerlos que los “sueldos bajos que paga, es mejor cobrarlos todos los meses que no cobrar nada. Esta premisa que llega de manera subliminal, es aceptada de generación en generación por miles de formoseños y es el resultado directo de la “nada misma”. Insfrán no ha desarrollado fuentes de trabajo genuino ni ha creado inversión privada en la provincia erigiéndose a sí mismo como el “patrono” absoluto de la única fuente de trabajo (precario) y con sueldos bajos que de manera constante a través del tiempo que gobierna, utiliza los recursos cada vez más abundantes para seguir timando a los estén dispuestos a formar parte de sus legiones de hombres eternamente insatisfechos. Entre líneas queda la certeza que la gran cantidad de formoseños contrariados con lo que ganan lo hacen sometidos por un mercado laboral inexistente y no le queda otra que aceptar lo que le den.

ESTRATEGIA POLÍTICA
Los “testas” del quinto piso han encontrado en las pasantías, en los monotributistas y cooperativas por cientos, la manera de no “blanquear” la situación laboral de aquellos a quienes mantiene, como el necio con la zanahoria, yendo siempre para delante pero sin saber bien adonde, con la eterna promesa de “ya te vamos a jornalizar” y luego la etapa que nunca llega de, “ya te vamos a pasar a planta permanente”.
“Y el sueldo no alcanza pero cobramos siempre a fin de mes y podemos tener otro trabajo medio día” responden y si a eso le agregamos una obra social que funciona medianamente, la consecuencia en la construcción del discurso cierra con un “peor es nada”.
La cuestión es que no solo se trata de mano de obra poco calificada, sino también de profesionales universitarios desempeñándose en las mismas condiciones y bajo las mismas amenazas de que si se quejan, lo que queda es nada. Poco para muchos y mucho para pocos, es la fórmula pero vale la pena repetir el célebre “sincericidio” del ex diputado, Juan Carlos Díaz Roig, cuando manifestó: “El sueldo de los estatales es un subsidio al desempleo”.

TRABAJAR HASTA MORIR
Es sencillamente por esto que los números en las estadísticas cierran para la provincia con un crecimiento dentro de lo razonable de año a año pero la realidad es otra, miles y miles de formoseños se desempeñan de manera irregular para el estado pero no figuran salvo en las listas de “punteros” de muchos años que hoy no son los de antes sino que configuran funcionarios con rangos de ministro, distrayendo recursos públicos hacia la cooptación de voluntades.
Sin posibilidades de aportes, sin posibilidades de estabilidad, mucho menos de este 82% móvil del que tanto se habla en el salario gildista. Si fuera tan maravilloso ingresar con la edad y los aportes al mundo de los pasivos, ¿ porque nadie quiere jubilarse? Claro, en el cálculo mentiroso de ese 82% primero se pierde casi un 40% de cifras en “negro” de los ingresos en actividad.

UN CALMANTE
Hoy la misma gente a la que le exacerba el odio hacia lo nacional y a quienes constantemente bombardea desde las usinas de prensa del oficialismo, es la que, sacando la mirada de lo nacional, cae en la cuenta que sus salarios son los más bajos del país y quien primero tendría que recomponerlos es el propio Insfrán.
Pero ¿Cuál es la razón porque hay provincias que pagan el bono de 5.000 pesos y otras que no? La razón es casi un emblema de Insfrán, en Formosa no existen las negociaciones paritarias desde ningún punto de vista y los aumentos de sueldo, con porcentajes cerca de los que se dan a nivel nacional pero con sueldos de miseria, los decide de manera unilateral el eterno residente del quinto piso. El bono es un paliativo a las políticas restrictivas salariales del barbado lagunense.
Las provincias que en general han decidido no pagar el bono, poseen una instancia de cláusula gatillo que será instrumentada para corregir la pérdida del poder adquisitivo de los salarios en cada una de estas jurisdicciones como así también una negociación paritaria “normal” con gremios normales.
Este precisamente es otro logro de una de las tantas industrias culturales de Insfrán, hablamos de la falta de empleo genuino y un empleo estatal cada vez más precario con trabajadores rehenes.

LA VOZ DE LOS TRABAJADORES
La mayoría de los gremios nucleados en la CGT en la provincia como así también los representantes de los estatales, han sido fagocitados por la billetera oficial. Solo se limitan a hacer el ridículo cuando en una puesta en escena “Pejotista”, se sientan a la mesa del jefe a aplaudir cualquier aumento insuficiente de sueldo.
Nunca encabezan una marcha en la provincia como si lo hacen en Buenos Aires. De hecho cuando todos pensaban que iban a anunciar el pago del bono de 5.000 pesos, los referentes de UPCN salieron a festejar una medida que ni siquiera ellos sabían de que se trataba y que para peor de lo hechos aún ni siquiera se ha anunciado.
De la misma manera, los gremios “combativos” tienen tan poca convocatoria en sus planteos, que no resultan en absoluto de peso para la preponderancia gildista.

¿TIENE DINERO INSFRÁN PARA AUMENTAR SUELDOS?
A Insfrán le sobra dinero para aumentar los sueldos, no solo ahora, sino con depósitos a plazo fijo por casi 10.000 millones, por cualquier eventualidad diría el Ministro Jorge Ibáñez. El hecho es que esa eventualidad jamás contempla a mayores recursos para la provincia, un aumento de sueldo sustancial. No unas monedas.
De acuerdo con datos oficiales, la provincia recibió en la primera quincena de noviembre de 2018, $1.332.762.000, mientras que en igual período pero del año anterior el monto fue de $1.008.457.000, con una diferencia absoluta de $324.305 y porcentual del 32,2%.
Lo proyectado para ese período para la provincia respecto del mismo concepto es de $3.010.739.000, mientras que en el mismo período pero del año anterior, la cantidad fue $2.294.280.000 con una diferencia absoluta de $716.459 y porcentual de 31,2%. En pagos del personal, el gobierno gasta menos del 50 por ciento de lo que le ingresa.

RECURSOS INTRIGADOS
Tomando en cuenta los datos para las demás provincias y considerando que tanto Chaco, como Corrientes y Misiones tienen el doble de habitantes, el dinero de coparticipación per cápita, indiscutidamente señala a Formosa como la más beneficiada.
En comparación a 2017, los recursos totales transferidos por el gobierno nación a la provincia aumentaron un 32%. Eso la convierte en la tercer provincia a nivel nacional y primera en la región que más recursos per cápita recibe, casi $56.000 por habitante. La provincia es la 5ta. Jurisdicción más dependiente de las transferencias de la Nación.
La administración del dinero de todos, Gildo Insfrán y sus funcionarios, manipulan, en completa oscuridad. Nunca se hizo público el dinero que recibe, ni en que lo gastan o en que se invierten.
Una manera de eternizarse en el poder. Hay formoseños que apoyan este modelo. Sin embargo hay un incipiente descontento, de aquellos seguidores, que comienza a gesticular que un cuarto de siglo en el poder, ya es considerable.

Te puede interesar