“Vos no me toques”, la brutal reacción de una docente ante la alumna que solo quiso ayudarla

LOCALES 08/12/2018 Por
Una docente reaccionó con violencia física y verbal contra una alumna de 11 años de edad, sólo porque la pequeña intentó limpiarle el delantal que usaba tras hacerle notar de unas manchas en la parte de atrás de su ropa. “Vos no me toques”, le espetó la profesora, mientras le tomaba de las manos y la empujaba contra una cercana pared, de acuerdo con una denuncia radicada más tarde por el progenitor de la niña.
IMG-20181207-WA0054

El hecho se desencadenó en la Escuela 460 “Misión del Timbó”, ubicada en el paraje La Playa, cercana a Herradura, el 30 de noviembre, poco después del almuerzo, e involucró a una alumna del sexto grado y a su profesora de Música, identificada como Verónica Heizenreder, ante una gran parte de la comunidad escolar que se dirigía a las aulas a continuar con las actividades áulicas.
Los padres de la niña se limitaron a radicar la denuncia en la comisaría de Herradura en salvaguarda de la pequeña como una madura reacción ante semejante cuadro de injusticia, pero evitaron, deliberadamente, pronunciarse sobre el clima de convivencia escolar, del que si hicieron referencia otras familias y docentes, quienes pidieron a este medio absoluta reserva de sus identidades por temor a represalias.
La docente acusada aparece muy lejos de representar un ejemplo de convivencia social y de tolerancia en el trato diario con los estudiantes y sus colegas.
La Subsecretaría de Educación, Analía Heizenreder, y excandidata a diputada nacional por el Frente de la Victoria, es tía de Verónica, y el vínculo familiar, aparentemente no es un dato menor en el hecho que involucró a la pequeña ni en la atmosfera escolar diaria.
“Acá se viven persecuciones, maltrato verbal y hasta físico como el caso de una alumna por parte de la docente de folklore, quien refugiándose en su apellido, consigue que los demás reaccionen en su contra, evitando medidas justas para detener esta verdadera brutalidad escolar”, dijo una docente que, como las dos restantes que hablaron con este diario, suplicaron la reserva de sus nombres.
Otra maestra ofreció su mirada también: “Constantemente discrimina a los niños, tratándolos de negritos sucios y olorosos, alerta para que no la toquen ni la besen o abracen”.
Un agricultor de la zona que lleva a su hijo a esa escuela aseguró que “los chicos no quieren participar de las clases” con esta docente, porque “les grita, maltrata e interroga sobre las demás maestras, cuestión que a mi entender no debe suceder”, consideró.
El mismo hombre añadió: “Suele comentar sobre supuestos desvíos de fondos y mal manejo de la plata por parte de la directora”.
Y otra profesora cerró la ronda de opiniones: “Muchas veces la escuchamos dirigirse a los gritos tanto a los alumnos como a sus colegas, e incluso promueve una especie de levantamiento contra la directora; en fin algo no anda bien con esa chica”.
El maltrato de niños y los casos de agresiones físicas y verbales entraron en una escalada en las escuelas formoseñas, sin que las autoridades admitan el escenario, o tomen medidas para frenarla.
A los continuos videos que circulan las redes sociales donde los actores son estudiantes de distintos niveles de la educación pública metidos en improvisadas escenas de pugilato donde el todo vale es la ley primera, acaba de sumarse lo ocurrido la semana anterior, cuando un alumno de cuarto año del nivel secundario de la EPES 95 agredió a su profesor de Historia porque lo desaprobó.
Ahora sale a la luz lo ocurrido en este humilde establecimiento de Herradura, con condimentos tan extraños como preocupantes.

Te puede interesar