Para la oposición, el Gobierno se “guardó” un nuevo aumento salarial de sus empleados

LOCALES 11/01/2019 Por
El presidente del bloque de diputados provinciales del Frente Amplio Formoseño, Osvaldo Zarate acusó a la administración de Gildo Insfran de “guardarse” el aumento salarial de 2018 y consideró que para justificar la conducta, acudió a pagos que “para nada afectaron las cuentas públicas”.
osvaldo-zarate-4

El secretario de Hacienda y Finanzas pretende esconder bajo la alfombra la inexplicable actitud del Gobierno de Insfran para no otorgar incrementos a los agentes públicos que por lo menos se equiparen con el aumento interanual de los fondos de coparticipación, situados por encima del 35%”, embistió el legislador, en respuesta al segundo del área, Miguel Antinori.
Zarate suscribió un documento, al que tituló “La provincia se guardó el aumento salarial de 2018”, donde analizó que “los salarios de los empedados públicos representan en el año 2018 menos del 40%, del presupuesto; si tomamos la reasignación de recursos por coparticipación superiores a los $13 mil millones, de manera que es una falacia decir que la escala de salarios es superior al 50% del presupuesto del año pasado”.
“El presupuesto del año pasado fue pautado en $42,2 mil millones, y de reasignaciones de recursos recibidos durante el mismo periodo llegamos a cerca de $56 mil millones aproximadamente. Y los gastos de recursos humanos activos y pasivos rondan los $23 mil millones; queda claro que esto representa mucho menos del 50% de lo expuesto por el subsecretario de Hacienda y Finanzas”, amplió.
“Cuando se manipula con intención de mostrar algo extraordinario como el desembolso de $4850 millones durante un periodo de 40 días, se debe a que se incluyen dos sueldos: el de noviembre/18, diciembre/18, SAC/18 y bono de $5000; toda esta masa de dinero forma parte de lo presupuestado, excepto el pago extraordinario del bono que son poco menos de $300 millones. Presentarlo como un logro es falaz ya que es una obligación del Estado cumplir con los desembolsos para cubrir tos compromisos”, sostuvo.
Al afinar su mirada política, Zarate dijo que “la provincia no tiene que endeudarse para hacer frente a estos pagos, ya que con los fondos de coparticipación y la devolución del 15 % escalonado, como nunca antes en su historia, tiene recursos para encarar pagos de sueldos y obras por cuenta propia. Recordemos que los ingresos de Formosa dependen de un 94,5% de los ingresos por ley nacional de coparticipación, la recaudación propia es muy baja e intrascendente”.
“Establecer que los ingresos por coparticipación fueron del 35% superiores al 2017%, y la inflación fue del 48% concluyendo que hubo una caída en términos reales, debe admitir que los incrementos salariales fueron del 20% durante el 2018, una pérdida del valor adquisitivo de 28% colocando a nuestra provincia como la que peor sueldos paga a sus recursos humanos”, acotó, sin apartarse de la línea critica.
“Es totalmente falso decir que estamos en situación de no poder asumir compromisos futuros, nuestra provincia como nunca tiene liquides financiera y solidez económica, porque el sistema de reparto de recursos del Estado nacional se modificó y por lo tanto, 22 de las 24 provincias argentinas tienen superávit, entre ellas Formosa. Además de contar con más de 6 mil millones en plazo fijo, fruto de tener excedentes de coparticipación nacional”, continuó.
Cerró, dedicándole un párrafo al mismo Antinori y al sector gremial: “Con estas declaraciones del subsecretario de Hacienda y Finanzas lo que se busca es justificar el despojo al salario de los empleados públicos durante 2018 (solo un 20%), orquestado por el Gobierno de Gildo Insfran y acompañado por los sindicalistas obsecuentes que dejaron que sus afiliados pierdan el 28% de sus salarios”.

Te puede interesar